BRASIL (ADNSUR) - El 9 de julio de 2014 se enfrentaron la Selección Argentina y Holanda, por las semifinales del Mundial de Brasil. El encuentro se disputó en el estadio Arena de San Pablo, que contó con la presencia de 63.267 espectadores. El ganador jugaría la final del campeonato del mundo.

El resultado fue 0 a 0 en los 90 minutos regulares de juego y la paridad se mantuvo en los 30 minutos del tiempo extra. Fue allí que Javier Mascherano arengó al arquero del equipo, Sergio Romero, con la recordada frase: "Hoy te convertís en héroe". Las mismas se pudieron observar en las imágenes de la televisión, previas a los penales que definirían el partido. 

Holanda arrancó pateando la serie de penales y "Chiquito" Romero sacó lo mejor de sí, para atajar el primer remate. La secuencia continuó con el penal de Lionel Messi para la Argentina: convertido para ponerse 1-0. Arjen Robben, para Holanda, anotó la igualdad momentanea (1-1) y el defensor Ezequiel Garay puso nuevamente arriba a la Selección (2-1).

Fue el turno de Holanda en los pies de Wesley Sneijder y allí, Romero volvió a frenar el disparo rival. Sergio Agüero convirtió y dejó la serie 3-1 para Argentina. Luego, Dirk Kuyt descontó y dejó todo 3-2. 

La clasificación estaba en los pies de Maxi Rodríguez. El rosarino no dudó y clavó un derechazo al mismo lado del arquero Cillessen, que rozó la pelota pero no pudo contenerla. Argentina llegaba a la final del mundial y alegraba a todo un país, que mantenía la ilusión de ganar un nuevo campeonato.