Cada 8 de marzo la familia del histórico dirigente Armando Ávila se acerca al club Unión San Martín Azcuénaga para recordarlo y hoy no fue la excepción.

Su compañera Nely Lagoria, su hija María José y sus nietas se acercaron a la institución que tanto amaba para dejar flores en la placa que Armando tiene en el club. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA