"Nos encontramos por esas cosas que tiene Comodoro. Me invitó a entrenar, acepté y le di mi palabra que iba a estar listo a las 8 de la mañana. Con el horario nos pusimos de acuerdo enseguida porque estoy acostumbrado. Me gusta más venir al levantarme que a la tarde", admitió Pablo.

Por su parte, Achával, que solo había tenido una experiencia entrenando futbolistas con Agustín Montiel (Quilmes), contó: "para mí es un lujo que podamos estar trabajando juntos. Es un deportista de elite y una figura. Actualmente se encuentra en una condición física muy buena. Es una responsabilidad y un entusiasmo muy grande. Viene trabajando muy bien. Hoy en día que no cuenta con la presión de  competir en alto rendimiento estamos haciendo estímulos variados y tratando de divertirnos en cada entrenamiento, que es lo más importante. Tratar  que desestrese y disfrute".

Barrientos estuvo durante el comienzo de la pandemia en la ciudad. No fue ajeno a los problemas que tuvieron todos los comodorenses para la realización de actividad física y su cuerpo ya le pedía que arranque. Sobre esto, aseguró: "con la pandemia se complicó un poco estar en ritmo. Siempre estuve acostumbrado a hacer otros trabajos pero el cuerpo ya estaba pidiendo moverse un poco. Entrenar hace bien de por sí, porque uno también quiere estar saludable que al final de todo es lo que vale". TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA