BUENOS AIRES - "Diego tenía que haber permanecido no solamente en esa clínica, sino en un lugar profundamente internado, con una infraestructura diferente. Como cuando lo llevamos a Cuba", explicó Cahe en declaraciones a Telefé.

"Tenía que haber un médico permanentemente en la habitación de él", agregó Cahe, quien consideró que la muerte de Maradona se produjo "de una manera insólita".

Cahe, quien estuvo durante muchos años a cargo de la salud de Maradona, también cuestionó la decisión de llevar a cabo la operación por el hematoma subdural en la Clínica Olivos, el pasado 4 de noviembre.

"El chequeo cardiovascular no fue hecho en forma total. No se lo cuidó a Diego como correspondía. No supe por qué la urgencia de operarlo. Tengo muchas dudas. No era necesario intervenirlo en forma inmediata", apuntó.

El otro punto que preocupaba a Cahe era el cuadro de depresión que atravesaba Maradona.

"Diego estaba muy triste. El psicólogo se comunicó conmigo y me contó que estaba con una profunda depresión. Una mujer allegada a Diego me comentó que él había dicho que estaba profundamente angustiado, deprimido, que ya había hecho todo en su vida", reveló.

Cahe estaba alejado de Maradona pero a partir de la mencionada operación se acercó a Leopoldo Luque, su último médico de cabecera, para asesorarlo.