Ese pitazo final que marco a un club de barrio para siempre fue un 15 de abril del año 2018, cuando Guillermo Ulloa hacía sonar su silbato para marcar el final del partido que quedaría para siempre en la historia de “los patricios”. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA