Fueron más de 45 días los que tuvieron que permanecer los jugadores del conjunto nacional dentro de la burbuja dispuesta por la Conmebol por la pandemia del coronavirus. Esto significó no ver a sus seres queridos durante ese período y, en casos como el del arquero de 28 años, no darse el gusto de alzar por primera vez a su hija.

De regreso a Birmingham, ciudad en la que juega con el Aston Villa, vivió el momento tan esperado: ni bien llegó, lo esperaba su hijo Santi, quien corrió hacia él para darle un interminable abrazo. Luego sí, conoció a Ava.

Cuando Lionel Scaloni decidió darle la titularidad a Emiliano Martínez, fueron muchos los argentinos que se preguntaron si estaba bien tomar semejante decisión y dejar a Franco Armani en el banco. Pero el entrenador estaba convencido: el nivel del hombre de River ya no era el de antes y el presente de Dibu, en la Premier League era superlativo. Y no se equivocó.