"Estoy bien. Cariños. Pato". Eso dice el telegrama que llego desde las Islas Malvinas a la casa de Patricio García en abril de 1982 en plena Guerra de Malvinas. Puede decir poco, pero en realidad hoy con el paso del tiempo, dice mucho. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA