(ADNSUR) - Susana Giménez tuvo varios dolores de cabeza por culpa de su perra Rita. Después de los destrozos que le hizo en su casa de Barrio Parque, en mayo se la llevó a Punta del Este pero sus aventuras no tuvieron fin. Ahora la diva está en alerta para que no le manche sus muebles, ya que entró en su segundo celo.

Le compró una insólita tanga negra y afirmó que “le costó un Perú” ponérsela. “Le estamos poniendo la bikini. Es una tanga para que no manche nada, además se va a casar”, explicó en un video que compartió en sus redes, donde además aparece su otro perro.

Susana Giménez le compró una tanga a su perra y anunció su “casamiento”

Anonadada por la bombacha que le vendieron, la mostró en cámara y agregó: “Mirá qué amor. Mirá lo que es”. La encargada de ponérsela fue una de sus amigas, a quien le hizo una fuerte advertencia: “No la tortures, eh. Despacito. Correte que tapás la filmación. Ellos se van a casar. ¡No van las patas ahí!”.

Con humor, la mujer en cuestión le pidió que “cerrara la boca” para que la perrita no se exaltara y Susana explotó. “Callate porque te arranco las mechas. Ay no, pobre. No le gusta”, exclamó al ver al animal con su prenda íntima, informó TN. 

A post shared by Susana Gimenez (@gimenezsuok)

Sus seguidores se rieron tanto con la situación que le pidieron que haga un reality show, ya que la extrañaban en la TV. Por ahora, no tiene fecha de regreso a la pantalla.