BUENOS AIRES (ADNSUR) - Desde su casa de Punta del Este, la diva volvió a incursionar en la cocina. Según registró su hermano Patricio en su Instagram, Susana intentó pelar una cebolla. "No paro de reír. Susana chef. Lo importante es intentarlo, pero con una vez alcanza", bromeó su hermano.

El 25 de marzo, cuando recién había comenzado a regir el aislamiento social, preventivo y obligatorio en la Argentina, Susana Giménez contó que, después de mucho tiempo, había vuelto a cocinar. Por aquel entonces hizo un pollo al horno. La alegría fue tal que hasta su hija, Mercedes Sarrabayrouse, compartió la foto en las redes sociales.

"No lo vas a poder creer y yo tampoco”, dijo la conductora cuando contó en televisión el menú que había hecho. En esos días, todavía estaba en su casa de Barrio Parque, en Buenos Aires. Y estaba acompañada por una empleada doméstica que vive con ella y no había regresado a su hogar para cumplir con la cuarentena. Y fue ella quien la ayudó a encender el horno para que cocinara el pollo. "Yo no sabía, tuve que esperar a que bajara Deolinda. A mí me daba miedo porque hacía chic, chic, chic”, señaló sobre el botón del artefacto.

Seis meses después -y ya desde su casa de Punta del Este, a donde se fue junto a su hermano Patricio para pasar el resto de la cuarentena-, la diva volvió a incursionar en los dotes culinarios. Según registró el cantante en sus redes sociales, Susana intentó pelar una cebolla. Sin revelar cuál sería el próximo menú, el cantante se enfocó en el accionar de su hermana.

Susana Giménez intentó pelar una cebolla y terminó pidiendo delivery

Frustrada por el intento, y al ver que no podía seguir cocinando, agregó: “No hago nada. Mirá, todo todo y chau”. Todavía riéndose por la situación, su hermano le sugirió que llamaran a un delivery. “Vamos a pedir comida?". “Sí, anda a pedir”, asintió Susana y completó: “A mí no me gusta andar cocinando. Te queda olor en el pelo...”