COMODORO RIVADAVA (ADNSUR) - Este jueves se estrena en los cines de Comodoro "El Robo del Siglo", dirigida por Ariel Winograd y protagonizada por Diego Peretti, Guillermo Francella, Pablo Rago y Luis Luque. La trama está basada en la historia real del robo de la sucursal del banco Río de la localidad bonaerense de Acassuso el 13 de enero de 2006, la cual fue asaltada por una banda de seis ladrones armados con armas de juguete. Tomaron 23 rehenes y tomaron 15 millones de dólares de 147 cajas de seguridad que abandonaron posteriormente tras la huida. 

Pasaron 13 años de ese gran golpe en la sucursal del Banco Río de Acassuso, una zona pudiente a 21 kilómetros de Buenos Aires. Afuera, cerca de trescientos policías esperaban la evolución de la situación, mientras las horas de tensión se hacían infinitas. Cuando las fuerzas armadas finalmente ingresaron al banco dispuestas a enfrentar a los asaltantes, descubrieron que los hombres ya se habían fugado en unos gomones a través de un boquete. Del botín sólo se recuperó un millón de dólares. Los cinco miembros de la banda fueron detenidos, aunque no pasaron más de cinco años en prisión. Les bajaron la pena porque usaron armas de juguete. Ninguno de ellos volvió a cometer delitos y se desconoce el paradero del dinero. La banda cayó por la delación de la esposa de unos de los ladrones. ¿El motivo? Su marido pensaba fugarse con su amante más joven. 

 Además de ser considerado el robo más importante de la historia criminal argentina, el atraco tuvo un detalle novedoso: Fernando Araujo, el ideólogo y ejecutor del plan. No tenía un pasado de delincuente. Pintaba cuadros en su atelier, a 10 cuadras del banco, y era profesor y campeón de jiu jitsu. Pero un día se le ocurrió dar un golpe como ningún otro. El robo fue una especie de anticipo de lo que sería “La Casa de Papel”: ladrones audaces, que no buscan causar daño y usan el ingenio para dar un gran golpe, bajo la batuta de un hombre pensante y sin antecedentes delictivos.

“Esta película tiene más comedia de lo que cualquiera se imagina”, dice Winograd, reconocido en la Argentina como una suerte de “rey de la comedia” por haber realizado propuestas del género tan sólidas como “Vino para Robar”, “Mi Primera Boda”, “Sin Hijos”, “Permitidos” y “Mamá Se Fue de Viaje”. “En la historia aparecen cosas delirantes y absurdas, como esa especie de obra de teatro con función única y exclusiva durante un día que fue la toma de rehenes. Es como si se hubiese abierto el telón para que varios ladrones tengan que simular ese hecho como si fuesen actores. Esa doble capa me parece interesantísima”. El cineasta reconoce como influencia directa de su nuevo film a “La Captura del Pelham 1, 2, 3” (1975), aquella historia de toma de rehenes en un tren subterráneo de Nueva York, con Walter Matthau, Robert Shaw y Martin Balsam, que tuvo luego dos remakes, una de ellas protagonizada por Denzel Washington y dirigida por Tony Scott en 2009.

SIGUEN EN CARTELERA 

Frozen II. Aunque Elsa se siente feliz de poder vivir con naturalidad sus poderes y estar con su hermana Anna, sus amigos y la gente de Arendelle, algo la corroe por dentro. Una voz que nadie más oye le dice que hay cosas en su pasado que desconoce. Le promete respuestas para saber por qué es cómo es. Pero esas respuestas representan una amenaza para el reino y para todo lo que Elsa y Anna siempre desearon. Así que cuando Elsa emprende un peligroso viaje hacia lo desconocido recorriendo bosques encantados y mares oscuros más allá de Arendelle, Anna decide ir con su hermana para ayudarla a descubrir el misterio, junto con Kristoff, Olaf y Sven.

Jumanji. Los cuatro adolescentes que sobrevivieron a las pruebas de “Bienvenidos a la Jungla” regresan a casa para las vacaciones de Navidad y ahora intentan avanzar en el siguiente nivel de sus respectivas vidas. Pero después de que Spencer se vea obligado a volver al juego, Martha, Fridge y Bethany deberán unir fuerzas y volver a entrar en el mundo de Jumanji para emprender una temeraria misión de rescate. Pero el juego está roto y está contraatacando. Descubren que no se limita a ser todo selva; es más grande, más peligroso y tiene más obstáculos para superar. Eso significa que puede pasar cualquier cosa, así que también hay que esperar lo inesperado.