La periodista Sandra Russo, ex integrante del panel de "6,7,8",se enteró poco antes de empezar su ciclo del martes que Radio del Plata, con una programación cercana al oficialismo, había decidido terminar con "Dejámelo pensar" tras tres meses al aire.

Russo usó el principio de su programa de las tardes en la radio perteneciente al grupo Electroingeniería para hacer un duro editorial en el que se describió como perseguida por sus ideas, incluso en un medio ligado en los últimos años al cristinismo.

"Hoy el último programa que hacemos desde hace 3 meses. Hoy alguien de la radio, un gerente cuyo nombre no recuerdo, me dijo que por razones presupuestarias..., pero no lo creo", arrancó.

"Creo que es mi línea personal, mi persona, mi recorrido lo que no se quiere en esta radio. y lo lamento mucho", planteó.

"Pensé que era un buen lugar para volver, pero parece que a la radio no le parece un buen lugar para que vuelva yo", agregó.

"Es difícil ser kirchnerista. incluso dentro del periodismo, es un equívoco el pensar que no se puede ser periodista", resaltó.

"Soporte 5 años de censura. 4 macristas y uno de este gobierno, al que defiendo. Cómo no voy a defender si enfrente está el fascismo. Se me asocia mucho a Cristina, sigue siendo el hecho maldito del hecho maldito y por eso la queremos tanto. A Alberto lo respetamos y defendemos", añadió, aunque con menos énfasis. 

Y prometió: "reapareceremos, como tantas veces lo hicimos".

"Que en este país la pluralidad de voces no incluya la vertiente kirchnerista me parece una canallada. Soy una periodista que suele estar prohibida. Se que hay mucha gente que espera escuchar mi voz porque soy una referente en el periodismo que suele estar prohibida y desplazada. Eso también es una cucarda", finalizó.

Tweet de Bartolomeu
Tweet de Andrea Robles