Desde hace varios meses Viviana Canosa se ha convertido en uno de los personajes más controvertidos de la televisión argentina en lo que a la pandemia se refiere. Más allá de sus posturas extremas en relación a distintos temas de la actualidad, la periodista se ha mostrado especialmente controvertida a la hora de debatir en relación al coronavirus, y sus ex compañeros Rodrigo Lussich y Adrián Pallares lanzaron en las últimas horas una advertencia para con ella.

"Ella pagará el precio que quiere pagar por ser la que es hoy. Juega a pleno, a todo o nada. El tiempo dirá cómo le saldrá la jugada. En dos años hablamos”, consideró Lussich a la hora de analizar las conductas de la conductora de A24 en Intrusos.

Previamente, Adrián Pallares había analizado que sus conductas actuales no distan mucho de lo que Canosa siempre fue. 

“Viviana siempre fue esto, hubo un período en el que la gente la veía más tranquila o reposada pero siempre ha sido una mujer que ha salido a la polémica”, consideró el periodista.

Y sumó: "Canosa nunca pasaba desapercibida, ahora se mete en temas complicados pero la Canosa que ven es la que siempre fue".

En ese sentido Lussich fue más crítico, y consideró que "eso no justifica que esté metiendo la pata".

"Los que la conocemos sabemos que hay una Viviana de cámara y otra Viviana detrás de cámara, pero bueno... ella trabaja mucho en su Viviana pública. Está haciendo show, provocando, pero en el medio está generando una distorsión informativa en cuanto a cuestiones sanitarias graves. En su afán de provocar está corriendo ciertos límites pero, de todas maneras, es una auténtica Viviana. No la justifica, pero es auténtica", analizó.

Y apuntó: "Ella pagará el precio que quiere pagar por ser la que es hoy. Juega a pleno, a todo o nada. El tiempo dirá cómo le saldrá la jugada. En dos años hablamos”.

Además, ambos aseguraron que no volverían a trabajar con ella. "Son ciclos cumplidos", reflexionaron.

“Nadie compra un auto que ya vendió. Fue divino, la pasaste bárbaro, te llevó a todos lados, pero cuando podés, comprás un auto nuevo. Hay algunas estructuras uno ya no quiere repetir, las disfrutaste a fondo, pero no te queda más por explorar”, cerró Pallares.