MÉXICO - Paulina Rubio está en plena batalla legal con Nicolás Vallejo-Nágera. Después de que la cantante subiera un video a Instagram que se hizo viral por su extraño comportamiento, el empresario se presentó ante un juez para quitarle la tenencia de Andrea Nicolás (10), el hijo que tienen en común.

Vallejo-Nágera, acusó a Paulina Rubio de tener desequilibrios mentales y solicitó la realización de un test psicológico. Sin embargo, su pedido fue desestimado por las autoridades judiciales, destaca diario Clarín. 

Para poder limpiar su imagen, con los fanáticos que la acusaban de consumir cocaína por la actuación poco habitual que tuvo en la filmación subida a las redes, pero sobre todo para demostrarle a su ex que se puede hacer cargo de su hijo, Rubio se realizó un test de detección de drogas de manera voluntaria.

A pesar de las buenas intenciones de la cantante parece que los resultados no dieron como esperaba y en lugar de mejorar su imagen sólo la empeoraron. El análisis, que determinaba el uso de nueve tipos de drogas, determinó que en un concierto que se llevó a cabo en California en febrero la artista consumió marihuana, la única sustancia en la que dio positivo.

"Nadie le ha pedido que se haga un análisis de drogas, me ha parecido que la audiencia fue absurda. He sacrificado muchas cosas para que mi hijo tenga a su papá y a su mamá cerca y así voy a seguir", dijo Vallejo-Nágera enojado sobre el resultado del test y aseguró que el juez de la causa está investigando a Rubio.

El resultado de la mexicana se incluirá como prueba en el próximo cara a cara que tendrá la ex pareja en los juzgados el 22 de julio. Independientemente de la decisión, la artista ya tiene prohibido consumir cualquier tipo de sustancia alcohólica o estupefaciente en frente de Andrea Nicolás.

Los problemas legales para Paulina no terminan ahí. Otro de sus ex, Gerardo Bazúa, la demandó por no permitirle ver a su hijo Eros, nacido el 5 de marzo de 2016. La abogada del cantante, Carla Lowry, aseguró, que a Bazúa no se le permite vivir con su hijo y que durante el 2019, solo pudo verlo dos veces. Así mostró algún tipo de intención de modificar el régimen de tenencia.