CAPITAL FEDERAL - Moria Casán confirmó que logró vacunarse contra el coronavirus. En el programa de Mariana Fabbiani, en eltrece, la artista contó que recibió la primera dosis de Sinopharm el domingo pasado y cuando le preguntaron si había tenido algún efecto secundario, lanzó: “Es como si me hubiera tragado un chino con una planta de cannabis”.

Moria aclaró que accedió al suero en un vacunatorio de Pilar. Según contó en el ciclo, fue su asistente Galo el encargado de anotarla en la aplicación de la Provincia de Buenos Aires. Después de esperar el turno, el domingo pasado se vacunó.

“Agradecida por el amor con el que me trataron en el lugar al que fui a vacunarme. La enfermera, que me dio la inyección, lloraba”, afirmó.

Durante la entrevista, la artista se refirió al escándalo que se generó a fines de enero cuando dijo que iba a ser una de las figuras que recibiría la primera dosis de la Sputnik V. En ese entonces, después del revuelo que generó la noticia, desde el gobierno de la Provincia de Buenos Aires negaron esa información y aclararon que la idea de inmunizar a referentes del espectáculo se había descartado ante la falta de dosis.

“Mi nieta Helena va al colegio con el hijo de Axel Kicillof. Son muy amigos, el gobernador ha ido con la esposa a los cumpleaños”, explicó en diálogo con Mariana. Luego, desarrolló el contexto en el que surgió la propuesta: “La mujer de Kicillof (Soledad Quereilhac) llamó a mi hija, Sofía Gala, porque había tanta mala leche y mala información contra la vacuna Sputnik V. Decían que nos iban a envenenar. Entonces, quería reunir algunas personalidades”.

Moria aseguró que había accedido a ser inmunizada bajo sus propios términos y nunca pensó que estaba haciendo propaganda. “Me llamaron para ver si yo quería, o no, darme la vacuna. Nunca me dijeron campaña ni nada. Me dijeron que buscaban referentes que se la quisieran dar. Quedamos en que me avisarían a dónde debía dirigirme”, manifestó.

A la distancia, todavía mantiene cierto malestar con quienes la señalaron como una “vacunada VIP”. “Hasta que me llamaron a mí, prácticamente, no se quería vacunar nadie. Yo también me sentí un conejito de indias. Yo soy pro Moria Casán, no le hago publicidad a nadie porque no recibo ningún billete. Si recibiera sobres, haría publicidad”, sostuvo.

“Me enojé porque soy un ser esencial, tengo más de 70 años y trabajo hace más de 50. Con todos los impuestos que pagué debería haber vacunas hasta Paraguay. Y siempre pagué porque amo a mi país. Soy profeta en mi tierra y doy trabajo en el teatro. ¿Cómo no soy esencial? Yo soy recontra esencial”, sentenció.

Fuente: TN