El conductor televisivo Julián Weich fue dado de alta en las últimas horas de su internación por coronavirus, y contó sus sensaciones tras haber atravesado, en grave estado, la enfermedad.

“Es muy loco, porque te morís y nadie te avisa, no te duele nada, pero te estás muriendo", aseguró Weich en diálogo con Maby Wells, su compañera en radio Uno.

Y sumó: "Lo bueno es que puedo contarlo, porque hay gente que no lo pudo contar”.

En ese sentido el conductor, quien permaneció hospitalizado cerca de dos semanas en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT), aprovechó la entrevista para desmentir a quienes lo tildaron de antivacunas, y aseguró que lo atendieron "bárbaro, no me faltó nada".

“Tenía turno para vacunarme y por un tema personal no fui, y a los tres días me contagié. No soy antivacuna, estoy a favor de la vacuna, todo el mundo tiene que estar vacunado. Me la paso diciendo en la tele y en la radio que hay que vacunarse”, dijo al respecto.

"Es una situación rarísima, no te enterás de nada, y por más que te enteres no podés hacer nada. Me sacaron sangre de todos lados, yo me entrego para que el médico me cure”, contó además.

Por otro lado, explicó que "nunca tuve mucha fiebre", y que "con el hisopado, en casa, estaba bien, pero los síntomas no aflojaban y me interné”.

“Nunca había estado internado. La cabeza en un momento se para, no avanza, te quedás trabado. Quería pensar algo y no podía”, cerró.