CAPITAL FEDERAL - El reconocido humorista Carlos Sánchez lleva varias semanas internado en el Sanatorio Otamendi, del barrio porteño de la Recoleta, donde es atendido por un cáncer avanzado de riñón metastásico.Papá está hace un mes ya internado. Él tiene un cáncer de riñón avanzado, que lo están tratando en la internación con cuidados paliativos”, confirmó su hija Jorgelina. 

Esta especialidad médica centra su atención en los enfermos terminales, es decir, en aquellos cuya expectativa de vida es relativamente corta por causa de una enfermedad que no responde a los tratamientos curativos.

Asimismo, su hija indicó que, a raíz de la demanda de las consultas de la prensa en las últimas horas, la institución dará un parte médico durante la semana. En tanto, contó que el cómico se encuentra lúcido y desmintió las versiones que circularon en redes sociales de que estaba grave. “No está en terapia intensiva", indicó la hija en contacto con diario La Nación.

"Está en una habitación común, lúcido, más allá que a veces por la morfina está un poco perdido. Se encuentra dormido, pero es consciente de todo. Esperamos que las noticias sobre él no le lleguen, esa es una de nuestras preocupaciones”, agregó.

Si bien su internación resonó en Twitter, pero su enfermedad no es ningún secreto: Sánchez lucha contra el cáncer desde hace más de diez años.

 “En 2010, mi maravillosa mujer y el doctor me obligaron a hacerme un chequeo. Yo nunca en mi vida me había hecho uno y me encontraron un tumor en el riñón. A los 12 días estaba internado sacándomelo. Ocho meses después me hice otro chequeo y no me dio absolutamente nada, porque el tumor estaba encapsulado y estaba todo bien", contó hace unos años el actor. 

"Y, en un acto de soberbia mío y de no hacerle caso a mi mujer, de ir a un oncólogo, nunca me hice más nada”, dijo y agrego: “Esta quimio te cansa físicamente, pero no es tan fuerte ni hace que se te caiga el pelo. No tiene otras consecuencias”.