BUENOS AIRES (ADNSUR) - Días atrás se conoció que Lía Crucet había sido ingresada a un hospital de Mar del Plata por una sospecha de coronavirus. Sin embargo, el hisopado dio negativo y tras examinarla los médicos le descubrieron una neumonía. Ahora su nieta, Malena, contó que fue trasladada a un neuropsiquiátrico.

La joven -hija de Karina Crucet- reveló que la querida intérprete perdió 60 kilos abruptamente, está casi calva y no controla sus esfínteres, por lo que le dieron varias toallas para que siempre tenga encima en caso de una urgencia. Esto hizo que saliera a la luz un hecho angustiante. Parece que la cantante piensa que si no las lava lo más rápido posible le van a pegar.

“Mi mamá me dijo que la abuela está como una anciana abandonada, irreconocible. Es una migaja de lo que fue. Los médicos sospechan de que vivió algún trauma con las toallas, porque no se explica su comportamiento. Su marido -Tony Salatino- la abandonó. Mi abuela no tiene por qué estar así”, expresó angustiada.

En noviembre, antes de que su estado de salud se deteriorara tanto, Crucet se había llevado un gran disgusto al entrar a la casa marplatense que le había alquilado a una familia hace una década. Desde hace ocho años no le pagaban el alquiler y encima hicieron destrozos, por lo que las refacciones deberán salir de su propio bolsillo.

Según trascendió, rompieron las paredes, destruyeron las alarmas y los cables de luz. “Se la entregaron recién el sábado. No era un alquiler de verano, ella la alquiló para irse a Mendoza”, señalaron en Intrusos.

En enero de 2020, la salud de Lía generó preocupación en el ambiente artístico ya que se rumoreó que sufría esquizofrenia. En este sentido, la exponente, que tuvo su momento de gloria durante la década de los 90, publicó un video desmintiendo esta información.

“Hola, les habla Lía Crucet. Quiero dejar tranquilo al público, no tengo absolutamente nada de todo lo que se está diciendo. Esta es la medicación que estoy tomando, que es para la bipolaridad, que lo tiene cualquier persona”, aseguró mirando a cámara mientras mostraba una caja de comprimidos.

“Los quiero mucho, los amo. He trabajado con todos los artistas. Tengo 20 años de carrera, tengo cualquier cantidad de discos de oro y platino, he trabajado en todos lados. Les mando un beso grande, quédense tranquilos que no tengo absolutamente nada de todo lo que dicen, les voy a traer el certificado médico la semana que viene”, concluyó. Sin embargo, sus fanáticos no se quedaron del todo tranquilos ya que la notaron muy desmejorada.

Fuente: TN