Florencia Peña contó en "Podemos Hablar", el programa de Telefé conducido por Andy Kusnetzoff, que se comunica con su papá Julio, fallecido el año pasado por intermedio de una persona, y que esa situación le trajo mucho alivio.

Lejos del escándalo por su visita a la residencia de Olivos para verse con el presidente Alberto Fernández en medio de la cuarentena, Peña estuvo invitada en el programa y contó ese aspecto íntimo y su vínculo con la lectura de registros akashicos .

“Creo que la vida no es lo tangible. No soy religiosa, no creo en la muerte, creo que la muerte es un paso a otro lugar mejor, que este es el infierno y lo mejor empieza cuando nos vamos. No voy a contar intimidades, pero mi mamá lo cuidó mucho, mucho a mi papá. Ella tenía una manta roja con la que lo tapaba cuando tenía frío y lo primero que le dijo Irene es que le estaba diciendo dos cosas: que saque las cenizas del cuarto, porque estaban ahí, y las lleve a hacer un último viaje en bicicleta, que es lo que ellos hacían cuando estaban en Córdoba, y que sepa que él estaba y que cuando lo necesite que se tape con la manta roja porque iba a estar ahí”, contó sobre esa experiencia.

Peña aseguró que la mujer encargada de abrir los registros no sabía nada de esa situación íntima familiar.

“Cuando le pregunté a mi mamá de su experiencia no podía parar de llorar. Ella me había dicho que sabía que eso iba a ser como un placebo, pero cuando le dijo todo fue fuerte. Mi papá le dijo que su misión ya había terminado, pero que ella todavía tenía cosas para hacer. Desde eso mi mamá está mejor”, añadió.