BUENOS AIRES (ADNSUR) - A casi dos meses de haberse curado del cáncer, Fede Bal sigue reflexionando sobre cómo lo afectó la enfermedad desde todo punto de vista.

Fue un proceso muy duro, según él mismo contó, a tan poco tiempo de la muerte de su padre, Santiago Bal. Este sábado, finalmente, volvió a la televisión con su participación en PH, Podemos Hablar, y dio detalles al respecto: “Era un tipo muy ambicioso en mi carrera profesional. Pero me di cuenta de que si no tenés salud, no tenés nada. Si no sos feliz tenés que hacer algo para cambiar porque somos únicos e irrepetibles”.

Fede Bal: "Antes mi meta era ser tapa de revista, qué equivocado estaba" - Podemos Hablar 2020

El hijo de Carmen Barbieri abrió su corazón y dijo: “Tuve mucho miedo, pero no miedo a morirme. Eso nunca. Tuve miedo a no poder vivir bien, como se debe. No quería dejar sola a mi vieja, eso ya me toca en un lugar fuerte, pensé mucho en mi mamá, y muchísimo más en mi papá, que ya no estaba para darme un abrazo. A él le pasó lo mismo que a mí y lo pudo superar. A él le pasó a los 40, a mi abuelo a los 50, y a mí a los 30: cada diez años menos aparece en mi familia, por eso son muy importantes los estudios”.

Afortunadamente, lo difícil ya forma parte del pasado. “Yo me siento muy bien”, aseguró. Pero tan importante como eso es que ahora valora mucho más esas pequeñas cosas de la vida: “Siento que no hay espacio para estar triste. Siento como que no hay días grises. Eso lo aprendí mucho de mi viejo: él siempre decía ‘yo estoy bien, es mi mejor día, no tengo días tristes’. Ahora me pasa igual que él, lo entiendo. No me quejo del frío ni del calor, no me quejo de nada, y es real. No sé qué es un dolor de espalda, porque me duele, pero dolores son otras cosas. Se redefine la palabra ‘dolor’ cuando tocás dolores fuertes y miedos en momentos duros de verdad”.

Fede regresará a la televisión después de tanto tiempo, directamente a la próxima temporada de Masterchef Celebrity: el actor será parte del nuevo certamen gastronómico de Telefe que contará con la conducción de Santiago del Moro.