Cada 10 de noviembre se celebra el Día del Dibujante o del Dibujo en Argentina, en homenaje a la obra de Alberto Breccia, un maestro, dibujante, ilustrador y artista comprometido con su época, quién falleció en dicha fecha en 1993 y fue una iniciativa de la Asociación de Dibujantes Argentinos reconocerlo, al considerarlo ​​uno de los mejores dibujantes del mundo, que dejó una huella universal en la historia de los comics y en los mundos donde habitan sus personajes.

En esta oportunidad, la historia de Primario Ediciones, refleja en Comodoro Rivadavia, una creación de arte independiente, de artistas que encuentran en la auto gestión su manera de desarrollarse en libertad.

Agustín Huberty y Santiago Kamerbeek junto al "Cuaderno de terror" del fanzine Slayers.
Agustín Huberty y Santiago Kamerbeek junto al "Cuaderno de terror" del fanzine Slayers.

Santiago Kamerbeek, es un artista comodorense, se describe en su perfil de Instagram como un "clon fallado de prototipo de dibujante amateur", en una entrevista a Somos Voces contó que Primario ediciones surgió como "un proyecto de larga data", hace aproximadamente cinco años se conocieron en una convención de Banzai, un encuentro de cultura pop, animé, historieta, cine, videojuegos, "entre dibujantes, ilustradores e historietistas" y allí comenzó la aventura de creación.

Por su parte, Agustín Huberty, un ilustrador freelance y quien también se define como "dibujante amateur" explicó que trata primero de "un proyecto de autogestión, de la posibilidad de editar el propio material, sin tener que coartar ningún tipo de idea", y lo definió como "un medio" que les permite trabajar cualquier temática y cualquier expresión artística que quieran.

"La idea es desarrollar las capacidades propias de comunicación y la parte gráfica que nos permite experimentar", expresó Huberty.

Del Instagram de primario.ediciones

Actualmente, cuentan con dos publicaciones, la primera fue “Slayers”, un fanzine ilustrado en el que se desarrollan las principales características y consejos de diferentes asesinos seriales, monstruos, criaturas o personajes a veces referidos un poco el mundo del cine o de la literatura.

El material viene con calcomanías, elementos que, según describe Santiago, "le dan un valor coleccionista”, apuntando a la idea del libro de arte. Y el plato fuerte es “Santae Apocalypticum Locomotionis o Grimorio”: santos del cine, con ilustraciones de santos cinéfilos, junto a fragmentos ficticios de evangelios del apocalipsis y rezos específicos para sobrevivir al yermo. O también, a una pandemia sorpresiva, ya que fue realizado en ese contexto. El libro incluye una cruz radioactiva "para dirigir rezos correctamente" y una estampita de la niña undécima, la protectora de la amistad en la soledad del aislamiento anti peste. "Una falsa biblia en tiempos de apocalipsis inminente", expresó Agustín.

Del Instagram de primario.ediciones

🤔✍️ ¿Cómo es el método de trabajo?

El dúo trabaja con varios proyectos en paralelo, y durante el proceso establecen prioridades, Agustín comentó que muchas veces "Santiago llega con las ideas, y las van desarrollando entre los dos, van cobrando forma".

En relación al trabajo gráfico, se van dividiendo tareas de forma dinámica, "no es 'vos hacés una cosa, yo la otra', sino que el trabajo va y viene, a veces uno entinta y el otro dibuja y viceversa, según la necesidad de cada trabajo", detalló Huberty y agregó "el planteo es no estancarnos y que siempre nos surja algún tipo de dificultad nueva para aprender".

En ese sentido, Santiago remarcó que la idea de un momento de brainstorming es "conseguir una idea que inicialmente puede ir por una vía, y de repente al compartirla o ver diferentes puntos de vista, puede mutar" y destacó que "ninguno de sus proyectos se ha mantenido como estaba planteado de manera original".

Un mensaje para quienes estén comenzando en el camino del dibujo y la autogestión

"Como primer y único consejo, acerca de lo que es el mundo de la ilustración, de crear lo que vos quieras, y comunicarlo, porque después de todo el arte es eso, esa necesidad que tenemos de crear y mostrar a los demás para poder llevar a los demás quizás a ese punto en el que nosotros nos encontramos, primero y principal, no parar, hoy dibujás así, y pasado mañana vas a dibujar muchísimo mejor. Lo cierto es que hoy están todas las herramientas dadas, para poder conocer, aprender, para mostrarse y llegar a la gente. Para compartir y recibir el feedback de otros artistas. Es un proceso de paciencia, de trabajo, de esfuerzo", dijo Santiago Kamerbeek.

"Júntense con gente que les guste hacer lo mismo que a ustedes, aprenden mucho de eso, no solamente de ir a un taller con un profesor, sino que además de practicar solos, de internet, busquen gente que haga lo mismo que ustedes. Que los ayude y motive, porque está bueno, se aprende mucho de mostrar el trabajo de uno y que te digan 'che, me parece que hay que cambiar los colores, fíjate tal cosa, las tintas por ahí se pueden mejorar', es un curso intensivo. Y como mencionaba Santiago, hay que hacer. No desanimarse, que es la parte más compleja a veces. Ser permeable a aprender de los demás y del día a día", expresó Agustín Huberty.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!