Tras superar el coronavirus, Guillermo Coppola habló sobre las secuelas que le dejó en su cuerpo y contó que los médicos le anunciaron que necesitará “oxígeno de por vida”.

El empresario dio positivo en enero pasado, sin embargo en marzo, le detectaron una afección respiratoria por la que terminó internado en terapia intensiva. “El 3 de enero me detectaron el virus, me dieron el alta el 15. Pero el 13 de marzo me interné con un temita respiratorio. Estuve en terapia un par de días, grave. Y salí con oxígeno, con el que actualmente todavía estoy”, contó Coppola en Radio Rivadavia.

"Me hicieron una tomografía y tenía los pulmones cristalizados. Estuve dos días grave con asistencia respiratoria, con riesgo de vida”, detalló. Y agregó: “Cuando salí, los médicos me dijeron: ‘Vas a tener que usar oxígeno de por vida’”.

Ahora tiene a “Chirolita”, el nombre que le puso a la mochila con un aparato que le provee oxígeno, que debe llevar consigo siempre.

Coppola aseguró que recuperarse es su “prioridad uno” por lo que está trabajando dos horas diarias con un kinesiólogo, de lunes a sábado. “Mejoré notablemente”, señaló. Y afirmó - según publica ámbito - que la enfermedad la pasó “muy bien”, mientras remarcó la importancia de cuidarse y cumplir con los protocolos sanitarios.