Tras el escándalo de la edición anterior, la producción de Bake Off Argentina decidió elaborar un intenso formulario e incluir una específica cláusula en la inscripción

En la temporada anterior, el reality quedó expuesto luego de que se conociera que Samanta Casais -la ganadora de la competencia- tenía experiencia profesional previa. Tras el escándalo, la participante quedó descalificada y le dieron el premio al otro finalista, Damián Basile.

Entre las bases y condiciones para formar parte del ciclo, se aclara que todo aspirante debe “ser cocinero amateur y no haber prestado servicios como pastelero y/o panadero profesional ni haber tenido un emprendimiento o negocio vinculado”.

En la planilla de inscripción se incluyeron algunas preguntas vinculadas a la historia y trayectoria de los participantes en la cocina. “¿Pertenece a algún grupo relacionado a la pastelería?”, “¿Has estudiado alguna vez algún aspecto de la comida, pastelería o panadería a cualquier nivel?” y “¿Has trabajado alguna vez en un campo relacionado con alimentos/cocina, pasado o presente?“. En todos los casos, de contestar afirmativamente se le pide al aspirante que detalle la información.

Sin embargo, la pregunta que más sorprendió y que se volvió viral en las redes es la que hace referencia cuestiones judiciales. “¿Tiene alguna condena criminal? Si es así, por favor detallar”, se lee en el cuestionario.

“Estas preguntas del formulario de inscripción para la nueva temporada Bake Off... Estoy llorando. La producción dijo ‘not another Samanta de nuevo’”, escribió un usuario. “Muy buenas las preguntas del formulario para entrar a Bake Off”, comentó otra usuaria destacando la vinculada a una condena judicial.

Qué pasó con Samanta 

La participante estuvo en el ojo de la tormenta luego de que se conociera que tenía un pasado profesional. Los fanáticos del programa encontraron fotos de la joven en la cocina de “Café San Juan”, un destacado restaurante porteño. Además muchos recordaron que estuvo en un noticiero enseñando una receta y publicitando su propio local de pastelería.

Tras varios cuestionamientos en redes sociales, la producción emitió un comunicado en el que aclaró que haría las averiguaciones correspondientes. Finalmente, Casais quedó descalificada y Damián Pier se consagró con el título del mejor pastelero amateur.

Pero esa no fue la única tormenta que envolvió a la participante, que estuvo en boca de todos luego de que trascendiera que fue acusada de “homicidio culposo” por haber atropellado a un jubilado en noviembre de 2017. El hombre estuvo cuatro meses internado y murió. La hija de la víctima, ante la notoriedad que cobró la participante del reality, hizo público el hecho.

Lorena Olguín contó en una entrevista con Informados de todo (América) que Samanta atropelló a su papá Alfredo de 74 años: “Ella es la persona que conducía el vehículo cuando él tuvo un siniestro en su moto”, expresó.

“Tuvimos varios problemas porque ella dijo que fue mi papá el que se la llevó puesta, pero en las grabaciones y fotos de la Autopista 25 de Mayo se ve que ella amagó con salir con el auto desde la banquina justo cuando venía mi papá y ella se lo ‘come’ en una curva a 500 metros de la cancha de Vélez. Ella se cruzó del cuarto carril a la banquina porque reventó una cubierta”, detalló la mujer.

En aquella oportunidad, Olguín se refirió a la judicialización del caso y explicó: “La sentencia quedó en un resarcimiento económico y cumplir tareas comunitarias, pero la causa quedó abierta a la espera de que ella cumpla. Le retiraron el registro, pero el resarcimiento nunca lo hizo”.

Los jurados para la nueva temporada

En la edición anterior Paula Chaves era la conductora, mientras que Christophe Krywonis, Pamela Villar y Damián Betular eran los encargados de juzgar las preparaciones. Según detalló Teleshow, el francés será reemplazado por Dolli Irigoyen, que ya hizo algunas participaciones en el distintos ciclos de cocina, como MasterChef Celebrity.