Los shows de The Flaming Lips son conocidos ya que en algún momento su vocalista, Wayne Coyne, se mete adentro de una burbuja de plástico para hacer crowdsurfing.

Se trata de uno de los momentos más esperados de sus shows y, a partir de eso y del contexto mundial de la pandemia del coronavirus, la banda decidió llevar la idea más lejos. 

Los estadounidenses fueron los invitados musicales del programa The Late Show with Stephen Colbert el miércoles por la noche y en la presentación todos los integrantes del conjunto y el público aparecieron dentro de su propia burbuja gigante. 

La agrupación tocó uno de sus más grandes clásicos, Race for the Prize, que forma parte de su disco The Soft Bulletin, que en 2019 cumplió 20 años.

En el registro se puede ver a cada uno de los miembros de The Flaming Lips tocando sus respectivos instrumentos desde su propia burbuja, sin tener algún tipo de interacción entre ellos o contacto físico.

Lo mismo sucede con el público, quienes mantienen la distancia y no alcanzan a tocarse, tal como recomiendan las medidas para evitar la propagación del coronavirus.