Soledad Silveyra, la "Solita" de la gente ha cambiado muchos hábitos de su vida. Intenta disfrutar cada momento, la magia de las cosas simples. Cumple los pedidos de sus nietos, y con ellos, la comida que se les ocurra. Desde panchos, helado, tortas y hasta aprendió a bailar zapateo americano.

A sus 69 años, la actriz y reconocida conductora contó que lleva “su niña adentro". Siempre fue alegre y divertida a pesar de haber tenido una infancia dura. De chica tuvo que crecer de golpe. A los 12 años empezó a trabajar “por necesidad” y llevar plata a la casa. Y a partir de ahí,  lleva 56 años en el ruedo y hoy es una de las figuras más queridas del espectáculo.

​Trabajó en cine, teatro, tele, y como conductora. “No tengo reparos en hacer Gran Hermano, Tinelli o un clásico, que es una de mis cuentas pendientes”, contó en el Alvear Icon Hotel de Puerto Madero.

Actualmente, junto a Verónica Llinás protagonizan la comedia Dos locas de remate en el teatro Astral.

“Al principio de la pandemia aprendí a prescindir de mi trabajo. Nadie te llamaba, no era porque no interesabas sino porque no se podía trabajar. Eso me calmó. Te confieso que hasta pensé en retirarme. Pero después apareció esta obra”, explicó.

A principios de este año, en un control de rutina, descubrieron que había tenido un ACV.

“Fue asintomático. Yo ni me di cuenta. Así que, dentro de todo, estoy agradecida. Lo único: tengo la carótida izquierda tapada. No se puede destapar ni me pudieron poner un stent. Digamos que mi cerebro irriga con la carótida derecha y con otras arterias. Me tengo que cuidar y trato de tomármelo lo mejor posible. Por eso dejé de fumar y engordé . Voy a empezar un tratamiento para adelgazar con Cormillot”, anheló.

La actriz expresó que quiere vivir "hasta que se pueda valer por si misma". Sin requerir de un geriátrico. "Me gustaría poder ejercer mi eutanasia. Porque quiero decir basta cuando yo quiera", concluyó.