Coleccionistas y cultores de VHS afirmaron que, aunque dejaron de fabricarse en 2009 en el país, aumentó su demanda e intercambio en Argentina durante la pandemia, y permite vivir una experiencia "nostálgica" en una época signada por el catálogo de streaming, al que califican como una opción más de acceso al cine, pero "cada vez más empobrecido" en su calidad.

"El VHS (Video Home System) fue el formato que democratizó el cine y permitió una anarquía del espectador con la posibilidad de que uno sea su propio programador, y fue la primera forma masiva y real que hubo de conseguir películas", explicó a Télam Pablo Conde (48), gestor cultural del Festival de cine de Mar del Plata.

Además, Conde, quien también es coleccionista de VHS y organizador del ciclo de cine "Generación VHS" que se realizó en 2010 en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA), tuvo que deshacerse de 1.200 VHS de su colección porque "no tenía más espacio", y se quedó con 200, "los más importantes".

Para él, "la textura, coloración y el granulado del VHS es algo que se asocia con los primeros noventa y seguramente presenta 'retro cariño' que aumenta con un televisor de tubo".

Por su parte, Cristian Sema (37), coleccionista de VHS con una colección de cerca de 8 mil títulos, que comenzó a reunir en 2008 mientras publicaba información en su sitio rarovhs.com que hoy es leído por miles de seguidores, sobre todo en Facebook donde 103 mil cuentas se interesan en su contenido.

"Cuando empecé con la página había pocos coleccionistas, pero es algo que fue creciendo, sobre todo este último tiempo que coincidió con la pandemia, porque mucha gente aprovechó este tiempo para conseguir material", señaló a Télam.

Desde 2009 no se fabrican más VHS en el país y, sin embargo, "durante la pandemia aumentó la cantidad de gente interesada en conseguir ciertos títulos a través del grupo de Facebook VHS Argentina", agregó.

"Ver un VHS hoy -explicó Cristian-, recrea la experiencia de cuando alquilaste por primera vez en la época del '80 o '90, incluye la presentación de las productoras que ya no existen, los tráilers de las películas que se estrenaban en ese momento. Te retrotrae a la época en que se estrenó".

Juan Manuel Lavolpe (35) de Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires, programó ciclos de cine como "Muere monstruo muere", que hasta 2019 proyectó películas en VHS en el teatro Mandril y Tecnópolis, donde llegaron a recibir hasta 300 personas por función.

"Soy parte de una generación que creció con la figura del videoclub. El VHS es un formato con el que crecí y tiene un valor nostálgico. La vinculación que teníamos de chicos con el formato era el alquiler, porque era muy caro comprarlo", detalló a Télam.

Actualmente tiene 100 VHS "bien curados", dos videocaseteras, y está en la búsqueda de una "nueva" tv de tubo "para poder disfrutar la obra como fue procesada y distribuida, porque el color y la forma del tubo son ideales para verla".

Delfina Gentilini (29) vive en Rosario, y también es coleccionista de VHS, además de comunicadora social y editora audiovisual.

"El VHS no solo permitió ver películas en tu casa, sino grabar y generar un propio archivo de lo que te interesa", definió Delfina a Télam.

Su colección está compuesta por cine de terror de los '80 y '90, programas de canales de televisión y grabaciones familiares. Su motivación es la preservación de contenidos que no han sido trasladados a otros formatos.

Actualmente tiene entre 300 y 400 VHS en su casa expuestos en su biblioteca y dos tv de tubo y coincide con Pablo y Juan Manuel en que este tipo de televisores sirven para "mantener la esencia".

A su vez, Emilio Valencia (47) de Ushuaia, en la provincia de Tierra del Fuego, colecciona VHS, es programador cultural y llegó a tener más de 1.000 películas en este formato, que fue donando por una cuestión de espacio, pero ahora conserva una cantidad seleccionada de 60 VHS que "atesora por nostalgia", y algunos de ellos los "rescató buceando" en contenedores de VHS descartados por videoclubs que cerraron. En su domicilio, tres videocaseteras para VHS forman parte del mobiliario.

Por último, Hernán Panessi (34) vive en CABA, es periodista especializado en cine, organizador de un ciclo de cine erótico de VHS, y se define como "coleccionista en recuperación" porque ahora se está "desfetichizando" luego de tener una colección de entre 2.000 y 3.000 títulos, que fue mermando.

"Hay un interés muy fuerte por vivir la experiencia, es poderoso ver un VHS en el 2021, cuando hay formatos que se ven y se escuchan mejor, pero hay algo en la magia, en el ruido del VHS que se aprecia mucho. Hay oleadas de interés que se perciben mirando los precios de Mercado Libre", sostuvo.

"La ausencia de este formato en extinción hace que los coleccionistas tengan una demanda y un interés mayor ante la posibilidad de desaparición de los títulos y del formato", completó.

En este sentido, Pablo Conde afirmó que "el VHS tiene todavía larga vida en los espectadores que ya lo conocen y en los que sienten curiosidad".

En cuanto a las plataformas de streaming, Emilio Valencia planteó que "hay cantidad de películas, pero no calidad". Y Cristian Sema agregó que "la oferta cinematográfica está muy fragmentada y para acceder a un catálogo importante de películas hay que contratar cuatro o cinco servicios, mientras que los videoclubes podían tener un catálogo de más de 10 mil películas".

A su vez, Delfina consideró que le parece "graciosa" la opción de Netflix que aparece en pantalla con la leyenda "reproducir algo", porque es "la desidia total del que mira".

"La mejor parte de la experiencia de ir a un videoclub era tener la posibilidad de elegir", explicó.

(Por Ornella Rapallini/Telam)

Además, dijo que si bien en términos de acceso siempre le pareció una buena iniciativa, "los catálogos están empobrecidos".

Por último, Juan Manuel Lavolpe dijo que, Netflix "le está dando mucha bola a la estética ochentosa y eso hace que la gente reviva la nostalgia por esa época", concluyó.