Fantino abrió su programa en América TV diciendo “Si vos sos impresionable con estas cosas, bancala”.  Previo al arranque de la agenda del día, el conductor le dedicó unos minutos a relatar una experiencia escalofriante que vivió por la madrugada en su casa.

Su pareja estaba en la Ciudad de Buenos Aires y él se había quedado solo en su casa en Tigre. Mejor dicho, acompañado por sus mascotas, el conductor se retiró a su oficina para leer "Tratado sobre la caída del demonio", un texto escrito por Anselmo de Canterbury. Se  alumbraba únicamente por la luz de un velador y junto a sus perros, abrió el antiguo libro y comenzó su lectura.

Pero mientras pasaban los minutos, las cosas empezaban a salirse de control.

“2:15 de la mañana escucho que hablan en la habitación donde duermo. Voy... televisor prendido”, relató. “Dije: ‘Bueno, me lo habré olvidado’”, agregó. Alejandro Fantino apagó la TV y volvió a su oficina. “Cuando estoy saliendo del pasillo... televisor prendido abajo. Bajo la escalera... TV prendido en el living y en la cocina, literal”, indicó.

La experiencia PARANORMAL de FANTINO 😱 "RAAARO" | FANTINO A LA TARDE

Los dispositivos apagados y cierto misterio por lo que pasaba, el periodista volvió a su sala de lectura, se sentó en su sillón y siguió leyendo. Un par de líneas alcanzaron para que se desatara el segundo hecho escalofriante de la noche. “Empezaron a ladrar los perros como si hubiese entrado alguien a casa, nunca habían ladrado así”, recordó.

Pero las cosas no terminaron ahí. Con todo aparentemente controlado, el conductor insistió una vez más: “Doy vuelta la página y cuando aparece la imagen del propio demonio, la lora gira la cabeza, se le abren las alas y vuela por toda la oficina”, contó al aire.

Ese fue el evento que determinó el fin de la lectura nocturna. Con un poco de miedo y cansancio, fue a su habitación para dormir. “El velador estaba titilando. Me dormí y soñé cosas horribles. Me levanté con el estómago revuelto. Como decían los medievales, cuando el demonio quería entrar a tu cuerpo y lo rechazabas, quedabas con mal estómago. Algo raro pasó...”, finalizó.

Con información de La Nación