Los comercios dedicados a la venta de productos informáticos, que en su casi totalidad son importados, también atraviesan días de incertidumbre en cuanto a los precios de productos y la posibilidad de reponer stocks, debido a las nuevas restricciones a la importación y las variaciones del dólar de los últimos días. No se descarta que haya faltantes, mientras que los precios tuvieron variaciones que en algunos casos fueron del 10% y en otros, hasta un 30%, aunque no hay una uniformidad ni un promedio definido.

Uno de los referentes de ese sector, Sebastián Aguirre, que integra la Cámara de Comercio y también un consorcio de firmas del rubro informático, comentó este martes que “el sector está golpeado en realidad desde los anuncios de la semana pasada, cuando se incrementaron las restricciones a la importación”.

Al explicar la medida, que consistió en ampliar las restricciones a productos con ‘Licencia No Automática’, el responsable de la firma Uniprint comentó que “todos aquellos productos como notebooks, monitores o impresoras tienen una tormenta perfecta, donde no sabés si vas a poder hacerte de los dólares para importar y a qué precios los vas a conseguir”.

En diálogo con Actualidad 2.0, Aguirre añadió que “hay mucha incertidumbre y esto a algunos comerciantes los paraliza y otros se mueven con mucha cautela. Charlando con colegas, vemos que cada uno va resolviendo de acuerdo a las necesidades del momento, entonces algunos dejaron de vender y otros retomaron después del cimbronazo del lunes”.   

Al ser consultado si en este escenario podría haber desabastecimiento de productos informáticos, respondió: “Es muy probable, de hecho ya los stocks no son los normales desde hace tiempo. La consecuencia lógica es el desabastecimiento, si no podés comprar insumos en el exterior del tipo que sea, difícilmente podrás hacerte de la mercadería, porque el stock es poco y la demanda siempre es superior”.

La situación empeora al considerar que el 100 por ciento de los productos informáticos es importado, si bien hay partes que se pueden suplir en el país, a través de líneas de ensamblajes para equipos de fabricación nacional. Sin embargo, estos tienen componentes importados, por lo que Aguirre explicó que las restricciones también terminan por alcanzarlos.

“Los importadores no saben qué cálculo hacer, porque al establecerse las restricciones para los productos con Licencia No Automática, debería conseguir dólares por sus propios medios, es decir el Contado con Liquidación, pero no ya a 132 pesos, sino a 250 pesos”, dijo Aguirre, para ilustrar el problema.

 Variaciones de precios

El empresario informático explicó también que las variaciones de precios de los últimos días “se debieron a la incertidumbre, porque no se sabe con qué escenario te vas a encontrar mañana. Necesitamos hacer ventas y responderle a los clientes, como también pagar cuentas. Hay que ir viendo cómo operar minuto a minuto, ni siquiera de un día para otro”.

Si bien aclaró que es difícil establecer un promedio uniforme, ya que depende de cada comercio y de la situación imperante a lo largo de la jornada en relación al dólar, a modo de ejemplo indicó que los insumos de impresión aumentaron entre un 10 y 15%, mientras que los precios de las notebooks tuvieron subas de hasta un 30%, dependiendo del proveedor.

“Monitores, impresoras, de lo poco que se consigue, o las notebooks importadas están teniendo aumentos, que son los elementos que sabemos que no tendrán continuidad o no estarán en la cantidad necesaria. Es difícil resumir en un porcentaje, porque es variable todos los días. Algunos proveedores aumentan el precio en dólares, otros aplican un porcentaje sobre el precio final… hay muchas variables y estamos en un escenario donde no hay un manual de gestión para todos igual, sino que cada uno va aplicando la página del libro que más le conviene”.

Podría haber faltantes de productos informáticos en Comodoro “ante las restricciones a la importación y la incertidumbre de precios”

Finalmente, en torno a las restricciones de la importación, diferenció que los componentes, como memorias u otros elementos para ensamblar los equipos en el país, tienen un régimen de Licencia Automática, mientras que la importación de equipos cerrados (computadoras y monitores ya ensamblados en el exterior) tienen Licencia No Automática, con las nuevas restricciones impuestas.

“Cualquiera sea el producto, las complicaciones son para todos –resumió-. Hoy no tenés un precio cierto, sólo pueden fijarse en base a algunas estimaciones. Es importante mantener la calma y no entrar en pánico, de ir día a día. No podemos dar la espalda a la gente ni dejar de pensar en nuestros clientes, sino esperar que haya una luz al final del túnel”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!