Según trascendió desde ámbitos cercanos a la industria petrolera, los combustibles acumulan un reacomodo de precios que en promedio alcanza poco menos del 42% desde julio del año pasado hasta agosto de 2022, lo que en teoría se ubica por debajo del Indice de Precios al Consumidor (IPC) acumulado en el mismo período, que ascendió al 71%. Siguiendo ese razonamiento, podrían esperarse nuevos incrementos, considerando las demás variables de la economía que subieron también muy por encima de las naftas y el gasoil.

Salvo el tipo de cambio del dólar oficial, que se actualizó en un 33,5% en el último año, las demás variables crecieron por encima de la última suba de los combustibles. Los cortes que se utilizan en la mezcla para determinados productos, por ejemplo, treparon un 114% en el caso del Biodiésel; un 44,8% en Bioetanol (realizado con caña de azúcar). Y un 86,4%  en el Bioetanol de maíz.

Al compararse contra productos de la canasta básica de alimentos, el análisis que realizaron en el sector también ubica a las naftas y gasoil muy por debajo de la adecuación de precios. Entre julio 2021 y agosto 2022, por ejemplo, la carne picada común subió un 62%; el pollo entero, un 90%; el aceite de girasol, un 93,4%; el queso cremoso, un 67% y el vino común, un 91%.

Otros productos, como medicamentos, promediaron subas del 67,5% y las prendas de vestir, un 106%, mientras que los materiales de la construcción treparon un 49%. Hasta ahora, el gobierno ha buscado atenuar los precios de los combustibles por el efecto que esto tiene para toda la cadena de comercialización y su posterior efecto inflacionario, lo que regula a través de los precios de YPF, ya que el 51% de la compañía es controlada por el Estado nacional.

Entre los valores más bajos a nivel internacional

De este modo, los precios de los combustibles en el país siguen por debajo incluso de los países limítrofes, lo que termina provocando la salida de este producto, que es subsidiado indirectamente por las provincias productoras de petróleo (al cobrar regalías sobre un precio más bajo que el internacional), hacia dichos países.

Según cifras oficiales, la venta de combustibles a vehículos con patentes extranjeras se incrementaron en un 30% en relación al año 2019, según los expendios registrados en la región del Noroeste y del Litoral argentino.

Según un informe de Global Petrol Prices, actualizado hasta la semana pasada, previo al incremento del último domingo, los combustibles en Argentina presentaban un precio máximo de 137,53 pesos por litro (promediando los distintos tipos), mientras que a nivel mundial el promedio se ubicaba en un equivalente a 273,18 pesos por litro.  

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!