Pese a lo que habitualmente se cree, la proporción de ingresos del municipio de Comodoro Rivadavia y los recursos para sus gastos de funcionamiento no dependen tanto de las regalías petroleras como de los recursos generados por el aporte de los contribuyentes particulares y las empresas de la región, según surge de datos oficiales de las últimas ejecuciones presupuestarias.

En los primeros 4 meses de este año, por ejemplo, la recaudación propia de impuestos ascendió a 4.227,6 millones de pesos, mientras por regalías petroleras se contabilizaron 992,4 millones de pesos, lo que significa una relación de 4,3 veces más por esa ventanilla que por la vinculada a los hidrocarburos.

Quienes pretenden rediscutir el reparto de recursos económicos en la provincia de Chubut, desde otros puntos de la provincia, apuntan a la posición de Comodoro Rivadavia, como un municipio “privilegiado” en cuento a la percepción de regalías petroleras.  

El intendente Juan Pablo Luque junto a Germán Issa Pfister, durante el 'Festín de Sabores' organizado en Comodoro Rivadavia.
El intendente Juan Pablo Luque junto a Germán Issa Pfister, durante el 'Festín de Sabores' organizado en Comodoro Rivadavia.

Sin embargo, no todo se genera por esa vía, ya que en la práctica termina representando una proporción que si bien no se le puede quitar importancia, es de menor incidencia frente a otros ingresos. Entre estos, por ejemplo, puede mencionarse la tasa de Comercio e Industria, que en el presupuesto 2022 contempla recaudar un total de $1.500 millones. Ese tributo, vinculado a la actividad comercial e industrial, se suma a los tradicionales como Automotor, Inmobiliario e Ingresos Brutos, que proyectan recaudar este año algo más de $5.400 millones. 

De este modo, la recaudación propia adquiere mayor relevancia, al totalizar en el presupuesto proyectado para este año un total de $9.000 millones, sin contar otras tasas con asignación específica y los provenientes de otra jurisdicción, como la coparticipación federal de impuestos, frente a los poco más $3.500 millones que se calcula recibir por regalías petroleras. En el primer cuatrimestre de este año, la relación quedó evidenciada a partir de los recursos ya percibidos y ejecutados: $4.227,6 millones de pesos en ingresos propios, frente a $992,4 millones por la actividad hidrocarburífera.  

La importancia de fortalecer la eficiencia a la hora de recaudar 

Desde el año 1989, todos los municipios tienen la potestad administrar, fiscalizar y recaudar impuestos a los Ingresos Brutos, ya que en aquel año se sancionó al ley 3089 y su modificatoria, la ley 3231, a partir de la que se delegó a los estados comunales la facultad para esa recaudación. Según el esquema normativo, el tributo alcanza tanto a las actividades producidas en el ámbito de la jurisdicción municipal, como también sobre aquellos contribuyentes nacionales que tributan bajo convenio multilateral.

El aporte de pymes y comercios, a través de la Tasa de Industria, es uno de los puntales de la recaudación municipal. Imagen: Argentinainvestiga.edu.ar
El aporte de pymes y comercios, a través de la Tasa de Industria, es uno de los puntales de la recaudación municipal. Imagen: Argentinainvestiga.edu.ar

“Esto le dio mayor autonomía a los municipios en materia recaudatoria y los que son más eficientes en su gestión de recaudación, son los que consiguen una mejora en sus ingresos”, argumentó el secretario de Economía del municipio de Comodoro Rivadavia, Gemán Issa Pfister.

El funcionario no buscó abrir frentes con otros municipios, pero la mención parece anticiparse a una discusión que empieza a darse en torno a los consensos que será necesario acordar de cara a un nuevo esquema de reparto de los recursos de coparticipación de impuestos que recauda Nación y que luego envía a provincia, para su redistribución hacia los municipios. Ese debate se abrirá una vez que se conozcan los resultados oficiales del reciente Censo 2022 (tal como anticipó nuestro colega Pablo Vernazza en este informe de ADNSUR). 

Desde esa perspectiva, Issa Pfister destacó el impulso que se dio en la ciudad para fortalecer el área de captación de recursos del municipio, con la creación de la Secretaria de Recaudación a finales de 2015. “Esto permitió un trabajo pormenorizado y exhaustivo que logra brindarle una mayor autonomía presupuestaria a la Municipalidad de Comodoro Rivadavia, independiente de los fondos que pueda recibir del gobierno provincia en materia de coparticipación, regalías, etc”, añadió el titular de Hacienda. 

Algunos indicadores son útiles para reflejar ese fortalecimiento: en los últimos 3 años la recaudación propia ha aportado, en promedio, el 58% de los recursos totales del Municipio, lo posibilitó un margen de maniobra importante “para aplicar políticas públicas, independientemente de los ciclos económicos provincial y nacional”, aseguró Issa Pfister, para añadir una explicación adicional sobre la incidencia de la actividad petrolera:

“No es real que el municipio de Comodoro está ordenado económica y financieramente por el hecho de obtener un porcentaje mayor de regalías petroleras que otras ciudades de la provincia. En primera instancia, del total de regalías petroleras que recibe la provincia del Chubut, el 84% queda en manos de la provincia, las que se aplican de forma discrecional para cubrir erogaciones propias del Estado provincial, o subsidiar comunas rurales o municipios, entre los cuales nunca está Comodoro; ya que no hay aportes del tesoro provincial que lleguen  a Comodoro”.

Vale recordar que del 16 % restante de esos ingresos petroleros, que se distribuyen entre los municipios, Comodoro recibe el 40 % (sobre ese 16% repartido entre los municipios). De ese modo, a la capital nacional del petróleo llega solamente llega el 6,4 % de las regalías petroleras que recibe la provincia. “Esto representa el 14 % de los ingresos del municipio en el promedio de los últimos 3 años”, indicó. “Es decir que los recursos propios representan 4,15 veces lo que se recibe de regalías petroleras”.

La diferencia entre gastos corrientes y obras de infraestructura

En otro orden, Issa Pfister ponderó que el objetivo de gobierno no apunta sólo a la recaudación, sino al manejo de los recursos priorizando los gastos a fin de favorecer la infraestructura de la ciudad y otros servicios esenciales.

“Nosotros hemos descentralizado y modernizado para aprovechar la potestad recaudatoria, pero además podemos demostrar eficiencia en el gasto: fijamos un tope del 33% en gastos de personal y casi 30% destinado a obra pública –señaló-. Al mismo tiempo, hemos actualizado los impuestos siempre por debajo de la inflación, pero el manejo eficaz de los recursos nos permite seguir creciendo en servicios y en obras aun en las difíciles circunstancias actuales”, añadió.

El funcionario atendió sin embargo una salvedad que se le planteó desde esta agencia, al recordar que además de las regalías petroleras, el municipio comodorense recibe recursos adicionales por la ley de Hidroarburos del año 2012. Por esa vía, a las arcas municipales ingresarán este año alrededor de otros $3.600 millones, según las proyecciones del presupuesto municipal 2022:

“Es cierto, pero se trata precisamente de un bono compensador por los daños a la infraestructura y pasivos  ambientales sufridos por al ciudad a lo largo de 120 años de explotación petrolera –recordó-. Esos fondos tienen asignación específica para obras y no podrían utilizarse si nos faltara plata, por ejemplo, para el pago de salarios del personal o de otras obligaciones corrientes. Nosotros tenemos para mostrar la eficiencia en la recaudación de recursos propios y un manejo transparente de ese gasto, en las mismas condiciones recaudatorias que está el resto de municipios de la provincia”, enfatizó.

Las dificultades geográficas de la ciudad y la infraestructura más costosa, para llegar a los barrios, es parte de lo que se compensa por el bono adicional de la actividad petrolera.
Las dificultades geográficas de la ciudad y la infraestructura más costosa, para llegar a los barrios, es parte de lo que se compensa por el bono adicional de la actividad petrolera.

Finalmente, ponderó que la actividad petrolera dejó en el ejido urbano de Comodoro Rivadavia un impacto sustancial, “ya sea por el impacto ambiental provocado, que genera sobrecostos en materia de saneamiento ambiental; como el encarecimiento de obras de infraestructura que trajo aparejado la distribución de los diferentes barrios de la ciudad, muchos de ellos aledaños a viejos campamentos petroleros que implican grandes distancias para llevar la logística de servicios, necesaria para esos barrios”.

En definitiva, cuando sobrevenga la discusión sobre nuevas formas de reparto, será necesario recordar que para el municipio de Comodoro Rivadavia resulta mucho más costosa la concreción de las obras para mejorar el equipamiento urbano y la infraestructura de una ciudad que no fue planificada en su ocupación territorial, sino que se fueron generando barrios en función de los lineamientos de una actividad extractiva que aún hoy continúa, gracias a la cual se generan recursos que siguen siendo el pilar para el funcionamiento de la provincia de Chubut en su conjunto. 
 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!