CAPITAL FEDERAL (ADNSUR)- Tal como estaba anunciando, YPF aplicó desde el primer minuto de este martes los nuevos precios para la nafta y el gasoil. Se trata de un incremento de 7,9% para el área de Ciudad de Buenos Aires y conurbano, mientras promedian el 7% en el resto del país. 

Los combustibles registraron este martes el quinto aumento en lo que va del año, con lo que acumulan un alza de 11% promedio. Desde agosto pasado, cuando se descongelaron los precios al surtidor, el alza llega casi al 50%.

La suba en los surtidores fue adelantada el pasado viernes por el nuevo presidente de YPF, Pablo González, al presentar el plan de inversiones de la firma. Será la primera de tres consecutivas que busca aplicar: a mayo los combustibles subirán 15% en tres tramos iguales, sin considerar los impuestos. En ese sentido, el alza de este martes en los surtidores está compuesto por 5% del primer tramo de esa alza escalonada a lo que se adicionan 2 puntos porcentuales más por la carga impositiva.

Así las naftas se incrementaron 7% promedio. El mayor impacto se evidencia en los combustibles premium, que se acercan a paso firme a los $100 por litro en CABA y Gran Buenos Aires, mientras en algunas ciudades del país ese límite ya se superó. 

El incremento apunta a sostener el plan de inversiones de la compañía por USD 2.700 millones. YPF apunta así a no hacer nuevos aumentos de precios tras el cronograma anunciado.

Los precios de YPF impactan en el resto del mercado porque funcionan como referencia para el sector. Las otras marcas comercializadoras también comenzaron a cambiar sus precios al público, indicó TN.