Este viernes, el termómetro en Comodoro superó los 27 grados, con vientos de 40 km/h y algunas ráfagas de mayor intensidad. Las temperaturas elevadas que se registraron en la región patagónica -y en otras partes del país- "no tienen la categoría de ola de calor", indicó el pronosticador local, Aldo Sánchez, y advirtió que a partir de este sábado "se espera que empiece a disminuir".

El calor se sintió "no solo en el norte y centro del país sino también en la región patagónica, incluyendo Comodoro Rivadavia, Trelew, Madryn y ciudades de Santa Cruz", expresó Sánchez y explicó que "es producto de una masa de aire cálida que proviene del norte atraída por el viento hacia esta dirección también".

Si bien este viernes se disfrutó de una jornada calurosa, para este sábado se espera una máxima de 21 grados y "ya para el domingo baja marcadamente la temperatura porque se espera una máxima de 15 grados y una mínima de 6". También reveló que mañana podrían registrarse algunas precipitaciones.

"Vamos a tener un resto de invierno que todavía no se quiere ir", señaló el pronosticador. Además anticipó que en el arranque del fin de semana también se incrementará el viento e indicó que "incluso hay una alerta amarilla para el centro y norte de la Patagonia por viento del oeste, y en la zona costera de Río Negro y Chubut, va a ser viento norte, bastante intenso".