NUEVA DELHI - La muerte de la hermana de su amigo movilizó a Shahnawaz Shaikh, de 32 años, quien decidió vender su camioneta y con lo recaudado comprar tubos de oxígeno para salvar las vidas de los pacientes con coronavirus en India, país en el que la segunda ola de covid golpea con fuerza y llevó al sistema sanitario al colapso.

En 2020, Syed Abbas Rizvi le contó a Shahnawaz que su hermana, contagiada y con muchas dificultades para respirar, había muerto en la entrada de un hospital. La mujer no había conseguido ser internada por falta de camas e insumos. 

Entonces, a Shahnawaz se le ocurrió vender su camioneta y con el dinero obtenido comprar uno de los insumos más importantes que requiere un contagiado de covid: el oxígeno.  Así, su Ford Endeavour le permitió conseguir 160 cilindros de oxígeno y ayudar a más de 4.000 personas.

Pero Shahnawaz no se quedó ahí. Además de la camioneta vendió otros objetos personales y elevó la cantidad de tubos comprados a 225. El indio cuenta con un equipo que controla el suministro y los distribuye en centros médicos y hogares de su región.

“A veces se necesitan recorrer entre 80 y 90 km para llenar los cilindros. El incremento de la demanda también ha aumentado el costo en lo que refiere al llenado de cilindros. El año pasado solía costar Rs 150 (US$ 2) a Rs 180 (US$ 2,40 aprox.) llenar un tubo, ahora sale Rs 400 (US$ 5,30 aprox.) a Rs 600 (US$ 8), pero me suelen cobrar Rs 300 (US$ 4) porque saben que estoy asistiendo a la gente”, aseguró a la BBC.

“El año pasado, cuando comenzamos, proporcionamos oxígeno para 6 mil personas. Este año, hay escasez de oxígeno en la ciudad. Cuando antes solíamos recibir 50 llamadas, ahora recibimos de 500 a 600”, agregó Shaikh, en comunicación con la cadena televisiva india NDTV.

Con información de TN