COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) –  En el texto, las vecinales piden “generar el consenso y los cambios necesarios para balancear las tarifas de manera equitativa y socialmente responsable” y “arbitrar los medios necesarios para congelar las tarifas por un plazo mínimo que idealmente alcance al fin del año 2020”.


La nota, que lleva al pie la firma de vecinales de todos los sectores de la ciudad, asegura que “entendemos que a fin del año pasado se aprobó un reajuste tarifario del 62% postergado por casi dos años y que el resultado de ese reajuste -por ser escalonado- terminó de impactar en las facturas que se están recibiendo ahora”.


Agregan que “tampoco desconocemos que frente a la pandemia desatada por el coronavirus, una disposición nacional suspendió durante algunas semanas la toma de estados de los medidores, generando una facturación menor en periodos anteriores y que ahora repercute fuertemente en el bolsillo”.


En este contexto, las vecinales plantearon al municipio el aumento del consumo en los barrios debido a la época invernal y el impacto que esto provoca sobre las boletas de energía, en medio de la decaída economía local por los efectos del coronavirus.


“Es de público conocimiento -durante épocas invernales- muchos vecinos recurren a calefaccionarse con electricidad dado que no poseen redes de gas regularizadas en sus hogares. Si bien este problema es histórico en nuestra ciudad, sabemos de su compromiso en encarar soluciones estructurales concretas, como así lo evidencia en recientes inauguraciones de redes de gas”, explican en la nota.


En el texto, las vecinales plantean que “mas allá de la coyuntura”, como “representantes de los vecinos no podemos entender que quienes tienen mayor necesidad en el uso de energía eléctrica, en su gran mayoría de los sectores más carenciados, la paguen más caro”.


Reclaman la necesidad de que “en medio de semejante crisis” se tomen “medidas de contención consensuadas con el proveedor” y un escenario en el que “el mecanismo de ajuste tarifario” deje de generar “impactos súbitos provocando desequilibrios en las economías familiares”.


En este marco, los vecinalistas piden “generar el consenso y los cambios necesarios para balancear las tarifas de manera equitativa y socialmente responsable” y “arbitrar los medios necesarios para congelar las tarifas por un plazo mínimo que idealmente alcance al fin del año 2020”.


Agregan la necesidad de “replantear con los poderes locales, la necesidad de un cambio de cálculo de tarifas que genere impactos graduales, y no cambios drásticos que vuelven inviable cualquier economía familiar ante un aumento”.