CAPITAL FEDERAL - Luego de que varios países de Europa decidieran no utilizar más en sus campañas de vacunación contra el covid-19 la vacuna fabricada por el laboratorio AstraZeneca, la Organización Mundial de la Salud afirma que la aplicación de este inoculante no debe detenerse, ya que no hay evidencia de que los problemas de salud que padecieron algunas de las personas vacunadas estén relacionados con la aplicación de las dosis.

Es que, tras la aparición de coágulos sanguíneos en personas que recibieron esta vacuna, países como Italia, Dinamarca, Islandia, Noruega -entre otros-, y algunos países asiáticos decidieron suspender la aplicación de la vacuna de este laboratorio.

La OMS asegura que no hay ninguna relación causal entre la vacuna y los problemas de salud reportados, por lo que no debería detenerse su aplicación.

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, indicó que se están investigando los reportes pero hasta ahora no se ha establecido ninguna relación causal entre la vacuna y los problemas de salud reportados.

"Debemos continuar usando la vacuna AstraZeneca", dijo Harris. "No hay razón para dejar de usarla".

Fuente: BBC