El jefe de Gabinete Santiago Cafiero y la ministra de Salud Carla Vizzotti se reunieron este jueves con el comité de epidemiólogos y expertos que asesora al Gobierno nacional en el seguimiento de la pandemia por coronavirus y las medidas para mitigar los contagios.

Los infectólogos le advirtieron al Ejecutivo que dos semanas de vacaciones podrían generar el inicio de una tercera ola de contagios y que es preferible habilitar periodos cortos de receso y dividirlas por región. También recomendaron mantener abierta la posibilidad de instalar cierres estrictos intermitentes en las zonas de mayor contagio.

De encuentro en la Rosada participaron, además de Cafiero y Vizzotti, la asesora del ministerio de Salud Cecilia Nicolini y los expertos Mirta Roses, Pedro Cahn, Tomás Orduna, Luis Camera, Javier Farina, Gustavo Lopardo, Florencia Cahn, Carlota Russ, Gonzalo Camargo y Angela Gentile, algunos en forma presencial y otros remota.

La semana pasada, el Gobierno habilitó a las provincias a modificar la fecha de las vacaciones de invierno. Muchos distritos evaluaban anticiparlas. En Chubut -según explicó ayer el gobernador Mariano Arcioni- se aspira "a que se cumpla el cronograma normal y habitual del calendario de vacaciones, si es necesario extender una semana más se extenderá, pero se debe cumplir el calendario educativo”.

Vacaciones de invierno: infectólogos advierten que "podría ser el inicio de la tercera ola"

“Si se otorgan 14 días de vacaciones de invierno será el preludio de la tercera ola”, fue la advertencia de los especialistas. Además le recomendaron al Gobierno nacional que haya periodos más cortos de vacaciones, porque un periodo de dos semanas promovería mayor circulación de personas en todo el país y podría generar un nuevo aumento de los casos de coronavirus. Otra propuesta, no excluyente, fue “sectorizar las vacaciones”, es decir fijar las vacaciones en las distintas provincias en distintas fechas, informó TN.

El DNU que vence este viernes estableció nueve días de aislamiento estricto (entre el 22 y el 31 de mayo); luego cinco días con mayores habilitaciones (del 31 de mayo al 4 de junio); el pasado fin de semana (5 y 6), nuevamente con restricciones más duras, y los últimos días de esta etapa (del 7 al 11 de junio) otra vez con medidas más laxas.

Los asesores del la Casa Rosada recomendaron también aprovechar los meses de invierno, aquellas semanas en las que hay días feriados, para adoptar este tipo de cierres intermitente con impedimento de la circulación y mayores restricciones a la actividad comercial, en las zonas que muestren peores indicadores sanitarios.

La epidemiólogos también aseguraron que las medidas del confinamiento comenzaron a surtir efecto, con un descenso marcado de contagios en el AMBA, pero respaldaron la decisión de mantener la suspensión de las clases presenciales en las zonas consideradas bajo alarma (500 casos cada 100.000 habitantes), situación en la que todavía se encuentra el Área Metropolitana.

La decisión quedó ahora en manos del presidente Alberto Fernández, que deberá firmar un nuevo decreto antes de que comience este sábado.