Después de sufrir la peor sequía que se recuerde, las granjas y comunidades del oeste de Nueva Gales del Sur, en Australia, se encuentran invadidas por una plaga de ratones.

Debido a esto muchos agricultores -que luego de la sequía habían tenido un respiro gracias a las fuertes lluvias registradas hace unos meses- ahora se han visto obligados a quemar heno y cereales por valor de cientos de miles de dólares debido a la invasión de roedores.

La plaga perjudica a los agricultores y por ende a las empresas regionales que viven del agro, como las panaderías y otros negocios. Incluso, hay reportes que indican que los ratones podrían llegar a Sídney en cuestión de semanas, colados en camiones de carga.

Una plaga de ratones hace huir a los agricultores y amenaza las ciudades de Australia

Este mes, el gobierno de Nueva Gales del Sur anunció un paquete de US$ 50 millones contra la plaga de ratones que incluye reembolsos de hasta $ 1,000 en cebos para ratones para las empresas afectadas por la plaga. Pero el reembolso solo se aplica a los productos comprados a partir del 13 de mayo y las empresas deberán mostrar los recibos.

A ese problema se suma una polémica por el pedido de legalización de un veneno muy tóxico, la bromadiolona, lo que ha causado preocupación porque se dice que puede haber riesgos de intoxicación secundaria, por lo que muchos agricultores afirman que prefieren seguir usando fosfuro de zinc.

Del Instagram de nswfarmers

Es que la Autoridad Australiana de Plaguicidas y Medicamentos Veterinarios no ha aprobado el uso de ese químico, pero el estado de Nueva Gales del Sur intenta obtener el permiso ya que ha conseguido 5.000 litros de bromadiolonapara distribuirse en 20 sitios de tratamiento en las áreas más afectadas de la región.

La gran cantidad de ratones muertos también es un problema porque deben recogerse antes de que se pudran. “El olor era absolutamente pútrido. Si no recoges los ratones muertos, los gusanos se meten en ellos”, explicó un agricultor a ABC News.

Además, denuncian que está en riesgo la salud de las personas por la gran cantidad de excrementos que dejan a su paso, por lo que no solo la pandemia de Covid-19 afecta esa zona de Australia. Las heces de los ratones contaminan no solo los cultivos, también los alimentos de los negocios y el agua, y se registran ingresos en centros de salud por mordidas de roedores.

Con información de La Nación, BBC y ABC News.