ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - En medio de la campaña de vacunación contra el coronavirus que se lleva a cabo a paso lento en gran parte de los países del mundo, el laboratorio Pfizer trabaja en una píldora anticovid que, se espera, podría estar disponible en el mercado antes de fin de año.

Se trata de un fármaco antiviral denominado PF-07321332, el cual podría administrarse para evitar que la enfermedad se agrave en las personas con síntomas básicos. 

Si bien aún se encuentran en fase de pruebas, 60 personas de entre 18 y 60 años fueron parte de los ensayos que revelaron una “potente actividad antiviral”.

Los testeos culminarán el próximo 25 de mayo, y una vez concluidos junto a los chequeos de seguridad se realizarán pruebas a un grupo mayor de gente para determinar si efectivamente el fármaco detiene el covid-19.

En base a los reportes del diario The Telegraph, el ensayo está dividido en tres fases. La primera de ellas está diseñada para ver “cómo se tolera a medida que se aumenta la dosis, solo o con ritonavir, si hay efectos secundarios significativos y cómo se sienten las personas después de tomarlo”. En la segunda se realizará un proceso similar pero con “dosis múltiples”, mientras que en la última se probarán las formas líquidas y en pastillas del fármaco, así como el impacto de la alimentación sobre el mismo.

“La seguridad del fármaco del estudio se ha estudiado en animales. En estos estudios con animales, no se identificaron riesgos significativos o eventos de seguridad preocupantes, y el fármaco del estudio no causó efectos secundarios en ninguno de los niveles de dosis que se utilizarán en los estudios clínicos”, explica el documento difundido por el medio británico.

En cuanto a la posible comercialización del fármaco, Penny Ward, profesora visitante de medicina farmacéutica en el King’s College de Londres, aseguró que “Si han llegado (las investigaciones) a esta fase, serán tranquilamente optimistas”. "La cuestión será cómo se tolera el medicamento...”, advirtió.

“Una vez que se sabe que funciona in vitro, se trata de establecer su tolerancia en animales y luego en humanos”, completó.