PLAYA UNIÓN - El hecho ocurrió alrededor de las 17.30, cuando la menor jugaba en el balneario y metió a su boca una considerable cantidad de arena y piedras pequeñas. Los padres de la niña, al ver que no podía respirar, la llevaron rápidamente a uno de los puestos de los guardavidas, donde le hicieron la maniobra de Heimlich, cuya compresión a la altura del estómago, permitió que escupiera las piedras con la arena.

Rubén Santillan, subsecretario de Seguridad de Rawson, manifestó a Jornada que los guardavidas intervinieron con profesionalismo, lo que salvó la vida de la pequeña.

El hecho sucedió a 300 metros hacia el sur de Las Toninas, entre dos puestos de guardavidas.

Personal del puesto sanitario de Playa Unión se movilizó hasta el sitio para trasladar por cuestiones de prevención a la niña, quien al momento de llegar al nosocomio estaba fuera de peligro.