Una nena sacó 58 peluches de una máquina y donó la mitad a un hogar. Se trata de María Clara de seis años, cuya historia de solidaridad se viralizó en la populosa ciudad de San Pablo, Brasil.

Según palabras de su padre, Jair Ribeiro.su gran habilidad en esta máquina se dio casi por casualidad. “Todo empezó como una broma. Cuando íbamos a recoger a mi esposa al supermercado, fuimos a buscar el peluche que Clara quería”.

“Cuando sacamos 10 animales, me dijo que los iba a donar a los niños necesitados, entonces tuve la idea de llevarlos a una institución de la ciudad (…) Establecimos la meta de 50 animales para donar”, señaló el padre de la niña, .

La institución escogida fue “Lar da Criança de Mairinque”, que aloja a cientos de niños que han soportado distintos problemas familiares y de abandono. Los mismos han recibido los regalos de Ana Clara como mimos a sus almas doloridas.