Una mujer de 59 años fue detenida luego de asesinar a su esposo arrojándole caramelo caliente en la cara mientras dormía.

Corina Smith, residente de Wirral, Cheshire (Inglaterra), había discutido con su pareja y combinó agua hirviendo con tres bolsas de azucar previo a arrojarle la mezcla al hombre de 80 años, quien terminó con un 36 por ciento de quemaduras en todo el cuerpo.

"Le he hecho mucho daño; creo que lo he matado", le dijo la mujer a su vecino tras correr desesperada a su casa arrepentida por lo realizado.

El hecho ocurrió el pasado 14 de julio de 2020, y no fue hasta hoy que se declaró culpable a Smith.

Tras el incidente, Smith fue acusada inicialmente de lesiones corporales graves, pero tras el deceso de su marido la carátula cambió a "homicidio"

"'Smith mató a su esposo Michael de una manera dolorosa y cruel", consideró el  inspector jefe detective Paul Hughes, de la policía local, durante la audiencia.