NEUQUÉN - El “Condominio Social Tutelado para mujeres trans” no es un “barrio trans”. La aclaración de sus propias ocupantes, tiene un poderoso sentido. El complejo habitacional está integrado al barrio Confluencia, a las orillas del río Limay en Neuquén capital. Y cada vez que se lo denomina “barrio trans” este grupo de mujeres siente que se las discrimina nuevamente. Que se las aísla del resto de la sociedad. Justo lo contrario de lo que anhelan lograr, manifestaron a Clarín.

El proyecto, considerado único en su tipo en el mundo, tomó impulso hace 3 años por iniciativa de la hermana Mónica Astorga Cremona (53), madre superiora del convento de la Orden de Carmelitas Descalzas en la provincia. A la religiosa se le conoce como la “monja de las trans” por su trabajo solidario con esta comunidad desde hace 12 años.

La población trans tiene un promedio de expectativa de vida en la provincia de sólo 45 años, indica un relevamiento de la Dirección de Diversidad de Neuquén. Las de 56 años o más representan apenas el 5% de su población. La gran mayoría vive lejos de sus familias y en habitaciones que no reúnen condiciones básicas de higiene. Según se desprende de la Primera Encuesta Sobre población Trans, realizada por el Indec en 2012, el 90% no tiene un trabajo en blanco, el 95% ejerce la prostitución y el 80% no posee cobertura médica privada.

Dos de las mujeres trans que recibieron la llave del monoambiente que tendrán en comodato dentro del complejo creado por la monja Mónica Astorga Cremona en Neuquén. Foto Gentileza Diario Río Negro
Dos de las mujeres trans que recibieron la llave del monoambiente que tendrán en comodato dentro del complejo creado por la monja Mónica Astorga Cremona en Neuquén. Foto Gentileza Diario Río Negro

La religiosa convocó al gobierno de la provincia en 2017 para que la ayudara a levantar un complejo donde pudieran vivir al menos algunas integrantes de este grupo. No fue una tarea fácil, cuentan sus actores. Aunque desde el gobierno local confiesan que, tratándose de un proyecto en el cual interviene el aparato del Estado provincial, los pasos de ejecución y de permisos fueron cortos.

El “Condominio Social Tutelado para mujeres trans” está compuesto de 12 monoambientes de 40 metros cuadrados cada uno, ubicados en dos pisos. También posee un parque de 120 metros cuadrados, un salón de uso múltiples y un estacionamiento. La inversión total alcanzó los $ 27,6 millones.

Los departamentos fueron encomendados al Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (IPVU) y fueron construidos por la Cooperativa de trabajo Los Amigos.

La elección de las ocupantes fue concretada con especial cuidado. Las religiosas resolvieron beneficiar a quienes estaban en una situación habitacional crítica o tenían enfermedades graves. 

Hace poco más de una semana el gobernador de Neuquén Omar Gutiérrez y el intendente de la capital Mariano Gaido (MPN) entregaron las llaves a las beneficiadas. Entre el 10 y el 16 de agosto una camioneta del municipio las ayudó a mudar sus objetos personales que tenían en distintas pensiones de la localidad. Durante la mudanza se vieron por primera vez en décadas rostros alegres y mojados por las lágrimas.

“La provincia ha sido pionera en el desarrollo de políticas diversidad. Este proyecto impulsado por la hermana Mónica Astorga Cremona tuvo un proceso rápido, diría que muy rápido y es un primer paso. En el futuro habrá otras líneas de integración”, indica a Clarín Ricardo Corradi Diez, ministro de Ciudadanía de la Provincia del Neuquén.

El funcionario resalta que fue necesario dialogar en profundidad con los vecinos del barrio Confluencia para que aceptaran el proyecto. “Tuvimos reuniones donde explicamos lo que se quería hacer. No fue fácil pero se logró. Había que hacer un trabajo serio en este sentido. Había que tejer una red social que permitiera instalar el complejo y superar los miedos”, agrega.

“No es un refugio ni es un barrio trans, esto hay que aclararlo muy bien. Es un condominio tutelado”, indica a este diario la hermana Mónica.

“Las personas trans son primero abandonadas por sus familias, son expulsadas, después tienen dificultades para relacionarse con la sociedad por su propia condición. Están muy solas y no tienen opciones”, subraya la religiosa.

En Neuquén murieron 47 personas trans en 2018. En 2019 fueron 53 y en lo que va de 2020 suman 60. “Soportan la expulsión y la exclusión y no pueden soñar con tener algo propio”, sentencia la hermana.

Los departamentos son tutelados y administrados por la Orden. Básicamente se trata de un comodato. Las mujeres pueden ocuparlos hasta que decidan irse o fallezcan sin pagar dinero. Aunque deben hacerse cargo de los servicios de agua, luz y gas. En el complejo existe una normativa de conducta y convivencia que será supervisada por las religiosas. Entre otras pautas no podrán ejercer la prostitución o cualquier otra actividad ilegal que genere controversia en el barrio. Quienes rompan la reglamentación deberán partir. Los departamentos serán habitados siempre por personas trans, explican desde la organización religiosa.

El complejo fue levantado en un terreno cercano al río, idílico para el clima del Alto Valle neuquino. Sus paredes exteriores e interiores son de color pastel. La tranquilidad es su sello. Una nueva vida comienza.