Ocurrió en un Hospital llamado "Fairfield", en una zona aledaña a Bury, Reino Unido, donde una médica clínica de 33 años de edad cumplía su horario de guardia y había decidido recostarse por un plazo de dos horas.

Según pudo informar el medio local The Sun, una enfermera estuvo buscándola y la llamó cuatro veces, pero no logró localizarla de inmediato. Unos minutos después, la encontró acostada en el vestuario de mujeres tapada con una manta del hospital.

"Fue la primera vez que recuerdo que un médico desapareció en el departamento de urgencias", afirmó la enfermera en una declaración al Servicio del Tribunal de Médicos.

Sawati afirmó que estaba sentada en el vestuario, no acostada, y apelará a la decisión que le significó su despido.

Según el Daily Mail, no es la primera irregularidad en su carrera. La doctora tuvo inconvenientes con un paciente que murió de insuficiencia respiratoria en un asilo de ancianos; se vio criticado su papel en el tratamiento de un bebé que sufría un paro cardíaco y mintió sobre sus calificaciones durante una entrevista de trabajo.