ESPAÑA - Pilar González Bres tenía 43 años y dos hijas. El pasado 3 de marzo se aplicó la vacuna AstraZeneca y dos semanas después, murió por un derrame cerebral. Investigan la presunta vinculación con la dosis que recibió contra el Covid.

Su muerte ocurrió apenas 24 horas después de que España suspendiera, al menos durante 15 días, la vacunación contra el coronavirus con AstraZeneca.

Pero mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) sigue afirmando que “no hay razón para no usar esta vacuna”, España, Italia, Alemania, Francia, Portugal, Dinamarca, Islandia, Noruega, Suecia, Irlanda, Holanda y Bulgaria ya paralizaron sus campañas de vacunación con ese suero de Oxford.

El Ministerio de Salud español estudiará la muerte de Pilar para ver si hay o no vinculación con la vacuna.

Dos casos más

Su caso se suma a otras dos reacciones adversas severas en quienes recibieron la misma vacuna y que fueron registradas por el Sistema Español de Farmacovigilancia que coordina la Agencia del Medicamento: una persona que luego del pinchazo presentó una trombosis venosa abdominal y otra que desarrolló una trombosis en los senos venosos del cerebro, informó Clarín.

“Los tres casos cuentan con la particularidad de que los eventos trombóticos se han asociado a una disminución del número de plaquetas en sangre”, dicen desde el Ministerio de Salud.

Y agregan: “Este hecho puede sugerir una activación anormal del sistema de la coagulación que se asociaría a esta formación de coágulos en localizaciones que no son las más habituales”.

La muerte de Pilar

Pilar era profesora en el Instituto de Educación Secundaria (IES) Guadalpín de Marbella, en Andalucía, y se vacunó, junto con sus colegas docentes, con la serenidad de quien no padece ninguna enfermedad ni alteración de salud previa.

Sin embargo, a las horas de haberse vacunado, fue al servicio de urgencias de un centro privado por los fuertes dolores de cabeza que comenzó a sentir, síntoma que los médicos atribuyeron a un efecto secundario sin importancia de la vacunación.

Pilar siguió dando clases aún sitiándose mal. A los diez días regresó al hospital y hasta le hicieron una tomografía computada que, en apariencias, no detectó ninguna anomalía.

El 13 de marzo volvió a la Guardia y recién entonces se descubrió la hemorragia masiva de la que fue operada de urgencia y de la que no pudo recuperarse. Pilar murió el martes por la tarde. Este miércoles se realizará la autopsia a su cuerpo.

Según la prensa española, un profesor compañero de Pilar señaló en un chat del grupo de la escuela: “No pretendo alarmar, pero quiero que se sepa. No quiero que para las noticias sea un caso aislado sin importancia”.

“Es desolador y, después de eso, preocupante. Prácticamente todos los profesores de la localidad y las fuerzas de seguridad del Estado nos hemos vacunado con dosis del mismo lote”, dijo el director de la escuela, Fernando Vázquez.

Este miércoles, a las diez de la mañana, alumnos y profesores hicieron un minuto de silencio para recordar a Pilar.

“Echaremos de menos tanto su trato afectuoso como su valía personal y profesional”, fue el mensaje del Instituto Guadalpín en sus redes sociales.

Fuente: Clarín