EL SALVADOR - Raquel Barrera, una joven de 28 años de El Salvador, vio morir a sus padres y a tres hermanos por coronavirus en menos de dos meses.

La enfermedad atrapó a muchos de los 23 miembros de la familia Barrera, incluyendo niños y mujeres embarazadas. 

El primero en fallecer fue el padre de la familia, Felix Barrera de 80 años, el 28 de mayo. Dos días después murió su esposa, Lucía Barrera, de 69 años.

Raquel contó que cuando su madre comenzó a sentir fiebre, contactó con el servicio de emergencia, pero la ambulancia llegó al día siguiente, cuando ya había muerto, según publicó Telefe Noticias. 

Al fallecimiento de los padres le siguió el de los hijos Jesús, un enfermero de 52 años, Joaquín Antonio de 42, y Carlos Humberto de 40. Los padres fallecieron en su casa, mientras que los tres hermanos estuvieron internados en hospitales. 

Raquel sobrevivió con sus cinco hijos José David (21), Joel Antonio (15), Rebeca Abigail (14), Herson Samuel (9) y Rut Elizabeth (4).

Además, la familia sufrió discriminación en su vecindario cuando llegaron los médicos a ordenar la cuarentena.

Raquel manifiesta que los servicios sanitarios no les ayudaron lo suficiente y que les hicieron escoger quiénes de ellos se harían la prueba y quiénes no. A falta de medicamentos, la salvadoreña explica que los restantes miembros de la familia superaron la enfermedad con té de jengibre, limón, manzanilla y cebolla morada licuada con miel de abeja, según relató en una entrevista a AFP.

En ese país ya se contagiaron cerca de 14.000 personas de coronavirus.