Ximena Vera es una estudiante no vidente oriunda de Caleta Olivia, que esta última semana se recibió de abogada en  la Universidad de Córdoba. Cursó toda la carrera en base a un lector de pantalla de material digital.

Comenzó abogacía en el 2016 y tras 6 años de estudio, con el acompañamiento incondicional de su familia y de su perro Danko, pudo lograrlo.  “Empecé en el año 2016 a estudiar en la Universidad Nacional de Córdoba y, por la pandemia, me tocó cursar de forma virtual, lo que me dio la posibilidad de recibirme en mi ciudad”, comentó.

Una joven ciega de 23 años se recibió de abogada con uno de los mejores promedios

Derecho a la navegación y transporte público fue la última materia que rindió exitosamente y con la cual le dieron el reconocimiento de honor en la Facultad por obtener un promedio de 9 en todas las materias.

“Abogacía fue una carrera que siempre me gustó, desde chiquita, y después de más grande pude entender lo que era ser abogado, cuando tuve a Danko en el 2014, me permití soñar ir a estudiar más lejos, fue una decisión difícil para mí y para mis padres ir a estudiar a tanta distancia, pero la verdad que la Universidad de Córdoba es muy nombrada y era mi sueño poder llegar a estudiar ahí”, sostuvo Ximena a La Opinión Austral.

La idea primaria de su familia fue que comenzara a estudiar en la Universidad de Comodoro Rivadavia, pero la contra fue la accesibilidad: “es una ciudad con mucho desnivel, con subidas y bajadas, estructuralmente no le era muy beneficioso, por eso pensamos en viajar, llevarla y traerla, pero de un día para otro nos dijo que quería irse a Córdoba”, explicó Fabián, su padre.

“En el caso de ella es todo mucho más complicado, pensar, en ese momento, estamos tan lejos, si se enferma, o en el caso de su perrito si le pasaba algo. Era complicado, pero gracias a Dios ella lo pudo sortear, con toda su fuerza de voluntad lo llevó adelante”, sentenció emocionado.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!