María Fernanda es una enfermera de la localidad de El Calafate que hace tres años comenzó una investigación sobre el uso del oxigeno para curar lesiones en la piel. Este método - según pudo comprobar-  permite la recuperación en un  tiempo más rápido  de las escaras en la piel a pacientes que estuvieron durante mucho tiempo internados.

La trabajadora explicó que la alternativa de tratar a pacientes con escaras producto de largos tiempos de internación por Covid19, surgió ante la imposibilidad de tratar las lesiones en una cámara hiperbárica dado que no hay en la capital santacruceña. "Se puede llevar a cabo con productos de muy bajo costo, es un tratamiento muy accesible", contó a la Opinión Austral. 

Y precisó que "lo que sí hay en cada hospital es oxígeno, por eso se me ocurrió hacer una pequeña cámara hiperbárica. Faltarían algunas cosas para que fuera similar, pero trabaja con el oxígeno que ayuda a la regeneración vascular y de los tejidos".  Por lo que señaló que "cualquier centro médico con los insumos y elementos primarios podría llevar a adelante el tratamiento en su comunidad".

María Fernanda recuerda que lo que la movilizó a investigar este tipo de tratamientos fue "cuando vi morir a un paciente por un tratamiento convencional, el paciente había estado mucho tiempo en terapia y con una falla cardíaca se murió. Con el convencional los pacientes se deprimen, cuando pasa eso hay un 50% de la batalla perdida".

Hasta el momento más de 20 pacientes se han recuperado con este tratamiento. "La enfermería siempre queda detrás, pero si te vas a la historia hay muchos descubrimientos de enfermeras o enfermeros. La enfermería también puede investigar. Con este método ahorrás pasos, disminuís la recarga de tiempo y trabajo", concluyó.