CUSHAMEN (ADNSUR) – Durante las últimas semanas, la meseta de Chubut sufrió un temporal de nieve y bajas temperaturas que dejaron a pobladores aislados, como así también a aparte de sus animales. Una docente decidir salir por los campos nevada para poder rescatar ovejas,.

Leticia Aravena es docente de Cushamen y, junto a su marido Pablo Phillips, durante doce días se metieron en los campos en Mina de Indio en plena nevada, con pala en mano, a caballo y caminando varios kilómetros, para llevar asistencia y contener a sus familiares mayores. Y además para rescatar ovejas.

Una docente de Chubut recorrió la meseta durante 12 días para rescatar ovejas en la nieve

Aravena contó que  rescató parte del ganado ovino en el campo “El Salitral”, de su mamá Rosa Toledo, ubicado en Mina de Indio. Allí trabajó con su marido, amigos Rubén, Noel y Julio, y su sobrino Luis. “No podíamos llegar al campo, estuvimos yendo 12 días seguidos con palas para ver si avanzábamos un poco para poder llegar”, aseguró.

Leticia relató que los animales estaban solos “y no sabíamos si estaban todos tapados en la nieve o no, la desesperación y las lágrimas de mi mamá que pensaba haber perdido todo el esfuerzo de años con mi papá Andrés y no saber cómo se encontraban nuestros vecinos, nos llevó a decidir en llegar caminando”, dijo..

Caminaron muchas horas, “un tramo lo hicimos a caballo gracias al vecino Hugo Manrique que nos prestó uno”, recordó, mientras explicó que los caballos estaban débiles por la falta de forraje. “Y cuando llegamos encontramos algunas ovejas, al resto no las veíamos en el campo”, indicó a El Chubut.

A las ovejas que estaban débiles, había que levantarlas y secarles la lana en la cocina, “pero al morirse la cría adentro ya no se puede hacer mucho más”, afirmó. Y destacó que hasta ayer había muchas ovejas desaparecidas “no las encontramos, quizás hayan pasado el alambre que está tapado en nieve, estén en campos vecinos. Hoy el trabajo consiste en tratar de salvar las ovejas que más se pueda, aunque ya estamos con poco forraje al igual que los vecinos y está difícil llevarlo porque el camino se cortó”.