ROSARIO (ADNSUR) - Una unidad de la línea 122 de transporte urbano de pasajeros rosarino terminó incrustado contra una vivienda luego que su conductora se desvaneciera y perdiera el control del rodado.

Según informó el diario La Capital, el incidente ocurrió cerca de las 13.30 cuando la mujer, identificada como Fernanda de 35 años, perdió el control del interno 50 de la empresa El Cacique en el barrio Saladillo, y se incrustó contra el frente de rejas de una casa donde vive una mujer con su hijo.

Afortunadamente, no hubo que lamentar heridos pese a la espectacular colisión, mientras que la conductora se bajó como pudo y quedó tendida en el suelo.

"Se bajó y comenzó a tomarse la zona del pecho; nosotros nos acercamos para ver qué le pasaba y le alcanzamos una manta para taparla mientras llamábamos a la ambulancia", precisó Patricia a La Capital.

La chofer fue trasladada consciente hacia un sanatorio privado de la zona céntrica de Rosario, donde le realizarán chequeos correspondientes para determinar las causas que le provocó el desvanecimiento.

"Estamos buscando cuáles fueron la causa porque es una mujer joven, eso llamó mucho la atención, Creemos, en principio, que podría haberse tratado de un accidente cerebrovascular", indicaron.