Una beba de sólo 5 meses murió el 27 de mayo en un municipio de San Pablo, Brasil, por complicaciones derivadas del COVID: tenía el 80% de los pulmones comprometidos.

La madre de la niña, Sameque Vitória Góis, de 22 años, dice que, a pesar de haber nacida prematura, su hija era una beba muy sana, sin comorbilidades, hasta que el 27 de abril se vio afectada por un traumatismo urinario. Luego de unos días en el hospital, la niña comenzó a mostrar los primeros síntomas del virus.

"Como vivimos en Praia Grande (San Pablo), la acompañamos corriendo al centro médico, donde terminó internada. Sin embargo, cuatro días después, noté que comenzaba a mostrar síntomas parecidos a los de la gripe", explicó Sameque.

La mujer dice que, en un principio, los profesionales no le realizaron la prueba del Covid-19 a Sarah Vitória Domingues Góis, quien había sido diagnosticada con bronquiolitis, una infección de los bronquiolos pulmonares que afecta con mayor frecuencia a niños menores de 2 años.

Pero el 6 de mayo, la propia Sameque comenzó a sentir los primeros síntomas de lo que pensó que era la gripe. Como empeoró rápidamente, se realizó un hisopado, que dio positivo de coronavirus.

Una beba de 5 meses murió de COVID con el 80% de los pulmones comprometidos

"Fue sólo después de esto que le hice la prueba de Covid a mi beba. Yo, básicamente, no creía que fuera positivo, pero me equivoqué. La prueba de ella también fue positiva". Desde la Casa de Saúde en Praia Grande, la niña tuvo que ser trasladada de inmediato al Hospital Infantil de Gonzaga, en Santos, donde pasó una semana en la enfermería. Pero a pesar de los esfuerzos de los equipos médicos, su estado empeoró.

“Tenía fiebre alta de 40 grados y tenía una anemia muy fuerte. Además, sufrió un neumotórax, y tuvo que someterse a una cirugía de emergencia, para que le pusieran drenajes en los pulmones para sacar el aire. Casi no podía respirar.

El neumotórax ocurre cuando hay daño en la pleura de los pulmones y el aire que solo debería estar dentro del pulmón comienza a filtrarse hacia la cavidad torácica. Poco después de la cirugía, Sarah comenzó a mostrar cierta mejoría, pero cuatro días después, los drenajes pulmonares dejaron de funcionar y los médicos tuvieron que realizar otro procedimiento, esta vez para realizar una traqueotomía.

"Mi esposo y yo no nos apartamos de ella. Yo, incluso enferma de Covid-19, pasé los 30 días que estuvo internada con ella, hablando, cantando, haciéndole saber que yo estaba allí. Y ella sabía, sabía que yo estaba. Incluso cuando tuvo que ser intubada, movió sus manitas y parpadeó cuando le hablé".

Para no estar lejos de la familia, el esposo de Sameque, un camionero, quien también contrajo y enfrentó síntomas de Covid-19 , dormía todos los días en un auto en el estacionamiento del hospital. Salía a las 6 de la mañana para trabajar y regresaba por la noche. A pesar de la esperanza de la pareja de que la niña mejorara, la pequeña Sarah no pudo resistir la gravedad de la enfermedad, después de tener comprometido el 80% de sus pulmones.

Fuente: Clarín