Un soldado indonesio fue condenado en las últimas horas a siete meses de prisión por ser homosexual, en una medida que generó indignación en el mundo, las cuales se hicieron notar en redes sociales.

El militar, de 29 años y perteneciente a un grupo con ase en Kalimantán, la parte indonesia de la isla de Borneo, fue también expulsado del ejército luego de que se descubriera que había mantenido relaciones sexuales con otro hombre, algo prohibido por el código militar.

"El acusado había sido advertido por sus superiores de que todo comportamiento LGTB estaba prohibido (...) pero persistió", indica el documento, de 71 páginas donde se confirma la decisión del tribunal militar fechada el 15 de julio y dada a conocer esta semana.

Las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo "se consideran un comportamiento sexual desviado (...) y atentan contra la reputación del ejército", agrega el texto.

Cabe destacar que si bien la homosexualidad no está penada en la mayoría de Indonesia, una nación donde predomina la religión musulmana, sí lo está en a provincia de Aceh, donde rige la sharia, y las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo se castigan con azotes.